Lo más sonado de la semana #2: Presenta Pablo Gómez propuesta de Ley de Amnistía para ex Presidentes

Pablo Gómez, diputado de Morena. (Imagen de archivo)
- Publicidad -

Aún no concluye el proceso para promover el juicio contra los ex Presidentes y en la Cámara de Diputados, la bancada de Morena ya presentó una iniciativa de Ley de Amnistía para que los ciudadanos decidan a través de una consulta si se olvidan o no de los presuntos delitos cometidos por Carlos Salinas, Ernesto Zedillo, Vicente Fox, Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto.

El proyecto suscrito por el vicecoordinador morenista Pablo Gómez prevé cancelar la acción penal ante los tribunales federales por la comisión de delitos contra la federación por parte de los ex Mandatarios durante sus respectivos periodos constitucionales, entre los años 1988 y 2018.

Se decreta amnistía en favor de las personas que desempeñaron el cargo de Presidente de la República dentro del tiempo comprendido entre el 01 de diciembre de 1988 y el 30 de noviembre de 2018, contra los cuales se hubiera ejercido o se pudiera ejercer acción penal ante los tribunales federales por la comisión de delitos contra la federación durante el ejercicio de su respectivo encargo”, señala la iniciativa.

De acuerdo con la propuesta presentada este lunes, la amnistía extinguiría las acciones penales respecto de los delitos, pero mantendría vigente la responsabilidad civil y a salvo los derechos de quienes puedan exigirla, así como los derechos de las víctimas.

En su exposición de motivos, el diputado Gómez sostuvo que la respuesta negativa permitiría dejar en claro que la mayoría ciudadana es contraria a toda forma de olvido de la comisión de ilícitos desde la Presidencia de la República, sin menoscabar los derechos que tengan los eventuales inculpados.

En conclusión, para dar base a la consulta se inicia ahora el proceso legislativo mediante la presentación del proyecto de Ley de Amnistía, la cual sería objeto precisamente de la consulta popular que se pedirá en trámite por separado”, dijo el legislador.

Las personas a quienes beneficie esta Ley, no podrán ser en el futuro detenidas ni procesadas por los mismos hechos. En el caso de que se hubiere interpuesto demanda de amparo por las personas a quienes beneficia esta Ley, la autoridad que conozca del respectivo juicio dictará auto de sobreseimiento.

Para que la Ley sea aprobada, tendría que llevarse a cabo un proceso de obtención de firmas ciudadanas.

Si la decisión mayoritaria de esta recopilación de firmas fuera “sí”, el Poder Legislativo estaría obligado a expedir la Ley y el Ejecutivo tendría que promulgarla.

Si fuera “no”, la Cámara de origen, en este caso la de Diputados, tendría que desechar la iniciativa.

(Con información de Milenio y Expansión)

Comentarios