Lo más sonado de la semana #2: 60 años de concesión a Higa en el Edomex

La autopista Naucalpan-Toluca está valuada en 7 mil 400 millones de pesos, fue adjudicada hace 11 años y debió terminarse en 24 meses

- Publicidad -

A 60 años se amplió el plazo de la concesión de la autopista Toluca-Naucalpan, la cual lleva 11 años de construcción.

Originalmente se le había dado a Grupo Higa la concesión por 30 años, pero en la segunda mitad de este año se les aprobó una ampliación por un plazo igual, según una fuente que participó en la operación.

Y es que no existe información pública sobre este proceso, pues como suele suceder, fue reservada en 2015 por un periodo de nueve años.

En 2007 se entregó la concesión por 1 mil 449 millones de pesos a Autopistas de Vanguardia, filial de Constructora Teya, cuando Enrique Peña Nieto era el gobernador del Estado de México.

Constructora Teya pertenece, ni más ni menos, que a Grupo Higa de Juan Armando Hinojosa, quien desde entonces ya tenía gran relación con quien más tarde ganaría la elección presidencial, y más tarde le “vendería” a la primera dama la famosa Casa Blanca.

Paulo Díez, abogado y representante legal de Infraiber, confirmó que el plazo de la concesión fue ampliado, de tal forma que tiene ahora 49 años de vigencia.

Y de paso, se les autorizó el aumento de la tarifa, aunque no se sabe en qué porcentaje, el incremento afectará a los futuros usuarios de esta autopista, ya que pagarán más del estimado inicial por usarla.

El abogado aseguró que estas modificaciones no se justifican, en una obra que está lejos de entrar en operación, pues ni siquiera está concluida.

Dijo que “es un caso típico de corrupción del Estado de México y, más que otra cosa, lo que está viendo (Hinojosa) es que el próximo sexenio será complicado para él y está tratando de hacer líquidos sus activos”.

Revela que la falta de financiamiento ha sido uno de los factores que ha provocado el retraso de la construcción de la eterna obra.

Según Díez, Hinojosa no obtuvo recursos para financiarla y fue a Banobras quien en octubre de 2012 le autorizó un crédito por 2 mil 775 millones de pesos, y el cual se anunció hasta febrero de 2013, cuando el director del banco era Alfredo del Mazo, actual gobernador del Estado de México.

Sin embargo a pesar de todo el sospechosismo que nos generan estás operaciones aún pasará mucho tiempo para que haya un cambio que permita esclarecerlas, ayer mismo, el consejero del INE, Ciro Murayama reveló que el mayor riesgo de financiamiento ilícito en campañas no viene del crimen organizado sino del uso de recursos públicos.

Y afirmó que “en la medida de que sea fácil para que un presidente, para un gobernador, desvíe recursos, ahí está la puerta”. Al tiempo que lamentó que son las “esferas de poder” las que se encargan de descalificar las investigaciones del Instituto.

(Con información de Reforma y Excélsior)

Comentarios