Lo más sonado #3: Partidos no quieren reducir su financiamiento

Las propuestas para reformar el financiamiento a los organismos políticos han sido desechadas o congeladas por los legisladores.

- Publicidad -

Ante la escandalosa cifra de recursos que recibirán los partidos políticos para el proceso electoral de 2018, resurgen las demandas para disminuir el costo de la democracia en México.

Existen al menos 23 propuestas para bajar el financiamiento público que han llegado al Congreso Federal, pero esos proyectos o han sido desestimados o de plano llevados a la congeladora legislativa.

Lo que se pide en esas propuestas es una modificación al artículo 41 de la Constitución en el que se establece la fórmula con la que el INE debe calcular los recursos que reciben los partidos.

Esta fórmula implica la multiplicación de los inscritos en el padrón electoral por 65 por ciento del valor diario de la Unidad de Medida y Actualización (UMA). Este monto crece si el proceso electoral es federal y se suma un 50 por ciento a los recursos que recibirán los partidos.

Una de las últimas propuestas que llegaron al Senado son las del diputado local independiente Pedro Kumamoto. Otra es la del diputado perredista Agustín Basave.

Kumamoto, diputado del Congreso de Jalisco,  promueve “Sin voto no hay dinero”, que implicaría que la fórmula para asignar recursos a los partidos se dé conforme a la votación emitida en un proceso electoral y no al padrón.

Kumamoto asegura que de aplicarse esta fórmula habría un ahorro de 2 mil 300 millones de pesos.

El “Voto Blanco” es la propuesta de Basave. Ello implicaría que en la boleta electoral se incluyera un recuadro en blanco y que al tacharse, ese voto sea utilizado para calcular los recursos para los partidos.

También el senador panista Francisco Búrquez  envió una propuesta. Su iniciativa propone multiplicar a los inscritos en el padrón electoral por el 30 por ciento de la UMA, en lugar del 65 por ciento como opera en la actualidad.

Búrquez asegura que esto generaría ahorros de hasta a mil millones de pesos.

Estas iniciativas se encuentran metidas en lo más oscuro de los cajones del legislativo pues ningún partido quiere ver una merma en sus recursos, los que pagan todos los contribuyentes de este país y que los dirigentes y militantes de los partidos no quieren dejar de percibir sin dar cuentas ni resultados para el beneficio de sus presuntos “representados”.

(Con información de Reforma)

Comentarios