Lo más sonado #2: Niega Gobierno espiar a periodistas y activistas

En una carta dirigida a The New York Times, el gobierno federal dice que no hay pruebas de que desde los organismos públicos se espíe a periodistas y activistas de derechos humanos.

- Publicidad -

Luego de que el diario estadounidense The New York Times diera a conocer que el gobierno mexicano espía a defensores de Derechos Humanos y periodistas, un director de la vocería de la administración de Peña Nieto negó que las agencias mexicanas estén tras el espionaje.

Daniel Millán, Director de Medios Internacionales de la Presidencia de la República respondió al diario neoyorquino que “como su propio texto señala, no hay pruebas de que agencias del gobierno mexicano sean responsables del supuesto espionaje”.

Esa aclaración fue dada a conocer por el vocero de la Presidencia, Eduardo Sánchez en su cuenta de Twitter @ESanchezHdz.

Los activistas y periodistas, víctimas del espionaje, pidieron una investigación seria, exhaustiva y transparente del presunto espionaje del que son objeto.

El malware con el que fueron intervenidos estos personajes se llama Pegasus y se presume que penetra a los teléfonos de las víctimas por medio de un mensaje de texto para que den click en un enlace malicioso.

Así se introduce al sistema del teléfono y de esta manera los espías tienen acceso a la cámara y al micrófono del aparato, además de los archivos alojados en el dispositivo.

En el artículo, publicado en primera plana, Somos los nuevos enemigos del Estado: el espionaje a activistas y periodistas en México, The New York Times dice que desde 2011 el gobierno mexicano compró programas de espionaje israelí en los que habría gastado 80 millones de dólares.

La empresa que vende ese software asegura que solo pueden adquirirlo gobiernos.

Dicho programa tendría que ser utilizado por México en el combate a las bandas del crimen organizado, pero a la vista está que los índices de violencia, inseguridad, extorsiones, secuestros, trata de personas, entro otros delitos, han subido en los últimos seis años.

Entre los personajes a los que el gobierno federal tiene vigilados se encuentran Carmen Aristegui y Carlos Loret de Mola, ambos periodistas, así como el defensor de Derechos Humanos, Mario Patrón.

También espían a colaboradores del Instituto Mexicano para la Competitividad, Mexicanos contra la Corrupción, el Centro ProDH (Miguel Agustín Pro Juárez) e incluso el Instituto Nacional de Salud.

El gobierno mexicano pidió a los afectados que presentaran denuncias del presunto espionaje, pero… ¿Se vale que el gobierno que espía, investigue al gobierno que espía?

Comentarios