Todo lo invisible, una película que busca sacar a la luz la vida de las penumbras

Todo lo invisible cuenta con las actuaciones de Ari Brickman, Barbara Mori, José María de Tavira y Daniela Schmidt

Mariana Chenillo, directora de Todo lo invisible
- Publicidad -

El próximo jueves se estrenará en 400 salas “Todo lo invisible”, una película mexicana que apuesta a un argumento poco convencional, al menos para el cine nacional, ya que presenta la historia de Jonás, interpretado por Ari Brickman, quien a raíz de un accidente automovilístico queda ciego.

A partir de ese momento buscará una indemnización de la automotriz pues por un defecto en la bolsa de aire, esta se activó tardíamente, estallándole en la cara, lo que dañó sus ojos.

Sin embargo, el personaje comenzará a experimentar algunas visiones que afectarán su vida cotidiana.

En entrevista telefónica, la directora Mariana Chenillo que previamente dirigió “Cinco días sin Nora” (2008); “Paraíso” (2013), y en televisión ha realizado capítulos para las series “Mujeres asesinas”; “Soy tu fan”; “Club de cuervos y “Aquí en la Tierra” afirma que el argumento de “Todo lo invisible” sí es un historia poco habitual:

Tiene que ver con la importancia que para mí tiene el tema pues yo soy muy miope e incluso se me desprendió la retina cuando comencé en la escuela de cine, entonces crecí y me hice directora con esa sombra.

Pero desde que estaba en la escuela de cine tenía la idea de tratar el tema de la visión, porque creo que los miopes vivimos en otro universo, como que el fuera de foco es así, donde te quitas los lentes y ya no ves; te metes a los closets de tus amigas en lugar de al baño.

En esa otra realidad donde creo que me he movido como que siempre lo quería explorar en la ficción pero par mí el tono y la manera en que se perciben a los personajes en ciertas circunstancias es muy importante, pues no quería que fuera un melodrama ni que le tuviéramos lástima al personaje.

Con Ari Brickman que es un actor maravilloso, mágico que tiene poderes,  juntos fuimos encontrando el universo del personaje, la edad del mismo y las cosas que están en juego, es decir, que tenga hijas, que sea dentista y lo que quería yo contar es ¿qué pasa cuando te rompes y te tienes que volver a armar? Pero la sociedad te manda ese mensaje de ‘tú tienes que ser fuerte, ser el proveedor y no tienes que pedir ayuda’.

Entonces, para poder contar eso, necesitábamos una historia muy articulada, por lo que pusimos mucha dedicación para que ese deseo de Jonás de pedir justicia, y conseguir dinero de la indemnización, porque él está seguro que la bolsa explotó tarde por una falla.

Pero también era importante contar la parte que pasa en el cerebro con las alucinaciones que él ve cuando las neuronas que ya no reciben información visual, y se ponen a inventar imágenes, que es algo que pasa a mucha gente que pierde visión.

-La temporalidad del personaje-

Estábamos retratando a un personaje en una etapa de la ceguera, pues mucha gente que no ve desde que nació están muy adaptados a una movilidad sorprendente, pero en esta etapa de nuestro personaje, es cuando no se ha adaptado de ninguna forma, como que no entiende bien cuáles son las posibilidades para moverse sin golpearse.

Aparte de la investigación documental a través de los años, Ari se apropió del personaje, además utilizaba lentes de contacto que cumplían la función de opacar la visión, y el personaje está como en un viaje en solitario.

La directora revela que a la hora de dirigir requiere de ciertas condiciones como contar siempre con un monitor de buen tamaño enfrente.

Les digo a los asistentes que si ven en la noche que me salgo del camper y me voy para el otro lado, no estoy yendo a explorar, estoy perdida, vengan por mí. O estoy buscando a gritos al fotógrafo y esta a un lado de mí, entonces es esa ambigüedad de mantener la autoridad en el set pero también dicen ‘la directora no ve nada’.

Por ello, cuando uno habla de algo personal era importante para mí que fuera con cero lástima hacia el personaje, nada de condescendencia, yo sentía que podíamos hacer un personaje que a pesar de su enojo fuera nuestro héroe, que generara empatía.

-Jonás no duda en mostrar su enojo por su nueva condición-

Creo que los hombres, en todo el mundo pero en especial en la sociedad mexicana tienen una carga muy fuerte de no quebrarse nunca, de ser lo proveedores, de nunca llorar, no mostrar sus sentimientos y nunca necesitar ayuda y eso es tremendo, ¿cómo vivir sin tener espacio para procesar las cosas que nos pasan?

Creo que junto con esa igualdad que nosotras la mujeres necesitamos y exigimos, en el trabajo y en los trabajos en la casa, también hay que abrir más espacio para que los hombres puedan tener la posibilidad de mostrarse como son.

Todo lo invisible cuenta con el diseño sonoro de Arturo Zárate y la música del mismo Ari Brickman.

Comentarios