- Publicidad -

Relatan los policías federales que patrullaban quitados de la pena, por las calles de la colonia Jardines del Sur en Xochimilco, cuando a lo lejos divisaron a unos tipos mal encarados y armados hasta los dientes, quienes al verlos corrieron a refugiarse en su casa, pero no cerraron la puerta, así que los uniformados entraron a ver qué inquietaba a esos ciudadanos, a los que a final de cuentas, detuvieron.

Si usted no creyó la historia, pues tampoco la juez de control del Centro de Justicia Penal, María Elena Cardona Ramos, así que decidió no procesar a los cinco detenidos que fueron acusados de ser los escoltas de Dámaso López Serrano alias “El Mini Lic”.

Además aseguran los detenidos que la Policía Federal Ministerial los torturó colocándoles bolsas de plástico en la cabeza para asfixiarlos, los golpearon y los amenazaron de muerte, todo con la finalidad de que confesaran dónde se encontraba “El Licenciado”.

En el operativo del 07 de mayo pasado, la autoridad aseguró haberles decomisado cocaína y metanfetaminas; aparte de armas largas, cortas, granadas y lanzagranadas.

La juez desestimó la versión, pues no había razón para que los agentes entraran al domicilio sin orden de cateo, debido a que no hubo ninguna agresión, ni se puso en peligro la vida de los oficiales, además se cuenta con la evidencia de que la chapa de la puerta fue golpeada.

Todo esto, lo consigna el diario Reforma, que agrega otro capítulo a la historia, pues resulta que Dámaso López Nuñez, alias “El Licenciado” no podrá ser acusado penalmente por la fuga de Joaquín “El Chapo” Guzmán, del Penal de Occidente en 2001, donde era subdirector de seguridad y custodia y habría facilitado la huida de quien posteriormente sería su compadre. El delito, dicen, ya prescribió.

¡Qué legalidad con el nuevo sistema de justicia penal, que se suponía sería la panacea!

Comentarios