Legisladores ya saben cómo repararán sus sedes tras el sismo

Aunque no existen daños estructurales en ninguna de la Cámaras, los recursos para repararlas no se harán esperar... ¡Friéguense los mortales!

- Publicidad -

Mientras los ciudadanos que lo perdieron absolutamente todo en el sismo del 19 de septiembre pasado, aún no saben qué deberán hacer para poder reconstruir su patrimonio, para los legisladores de ambas Cámaras no parece ser mayor problema, pues de inmediato ya cuentan con planes para desembolsar recursos que permitan que ambas sedes se encuentren cien por ciento funcionales, a la brevedad posible.

Por ejemplo, el remozamiento del Senado (que sufrió daños en el domo, escaleras, muro de tabla roca, banquetas y las rejas, entre otros), tendrá un costo de 6 millones de pesos.

Ernesto Cordero, presidente de la Mesa Directiva del Senado, anunció que se creará un fideicomiso de 50 millones de pesos, donde se busca que los legisladores consigan 8 millones de pesos y el resto se integre mediante aportaciones partidarias de los cinco grupos parlamentarios.

La Mesa Directiva y la Junta de Coordinación Política presentaron el resultado de los cuatro peritajes elaborados por empresas privadas (como Colinas de Buena y Alta Tecnología), en las que señalan que el inmueble que costó 4 mil millones de pesos, no tuvo daños estructurales.

Aunque para no verse demasiado egoístas, también se anunció que se brindará apoyo a 24 trabajadores de la Cámara Alta, que se vieron afectados por el sismo, ya que cuatro perdieron por completo sus casa y 17 más han solicitado un dictamen pericial para valorar su vivienda.

También se determinó que se dé un apoyo a los empleados de Fonatur, quienes prestan servicios de limpieza en el recinto.

Por último, se plantea en la sesión de hoy crear un Fondo de Reconstrucción Nacional, con reglas claras, así como la vigilancia de instituciones y la sociedad civil, con el propósito de que la ayuda llegue a quienes de verdad la necesitan, aclaró el coordinador del PRD en el Senado, Luis Sánchez, quien también ofreció destinar cuando menos el 50 por ciento del Fondo de Campañas, para dicho cometido.

Por otro lado, en la Cámara de Diputados se confirmó que el edificio H es inhabitable, ya que sufrió un deslizamiento tras el sismo, por lo que 215 oficinas serán reubicadas para no poner en riesgo a quienes laboran en el inmueble, hasta que éste pueda ser nivelado, explicó el priista Jorge Carlos Ramírez Marín, que preside la Mesa Directiva del órgano legislativo.

Previo a la presentación de peritajes de estructura, cimentación y de topografía a los coordinadores parlamentarios, el presidente de la Cámara baja explicó que “no está en peligro la vida de nadie, pero vamos a empezar los trabajos lo antes posible y esto implica que el edificio H permanecerá cerrado mientras se están realizando estos trabajos”.

Así, queda claro una vez más, que los legisladores sólo dan prioridad a sus propios intereses, pues  mientras decenas de ciudadanos hoy no tienen un techo donde dormir tras la tragedia, ellos ya tienen detallada una estrategia para reparar los recintos, desde donde a diario velan por todos menos por el beneficio de los mexicanos.

(Con información de Milenio y Reforma)

Comentarios