- Publicidad -

Tras la gran cantidad de críticas que han pesado sobre el Instituto Nacional Electoral (INE) en las últimas semanas y sobre todo después de su parco desempeño en las elecciones de principios de mes, ahora les llueve nuevamente al haber designado a cuatro consejeros del Organismo Público Local Electoral (Ople) de Colima, de los cuales tres tendrían supuestos lazos con el gobernador priista, Ignacio Peralta.

Por mencionar un ejemplo, Nirvana Rosales es hermana de Eduardo Rosales, quien funge como director de Planeación de la Secretaría de Planeación y Finanzas de Colima, en la actual administración.

También la designación de Martha Iza Huerta ha resultado sorpresiva, ya que de 2009 a la fecha ha sido sub administrador desconcentrado de la Auditoría Fiscal de Colima.

Otra de las aprobadas por el INE es Arlen Alejandra Martínez quien también ha trabajado en la Secretaría General de Gobierno, en la Comisión de Defensa Territorial y el Conalep estatal.

El INE fue severamente criticado ante estas designaciones tanto por miembros del PAN como del PRD, quienes piensan que se tuvo que escoger a “lo menos peor”, sin embargo, todavía falta que los nombramientos sean ratificados en sesión del Consejo General del INE.

Aunque, quizá cómo piensa Andrés Manuel López Obrador, no haya mucho qué esperar.

El dirigente nacional de Morena, se atrevió a afirmar a través de un video en redes que el INE está al servicio del régimen y carece de compromiso con la democracia.

El virtual candidato presidencial en 2018 declaró que los consejeros del Instituto “viven una especie de enajenación, se creen autónomos, rectos, jueces independientes, cuando en realidad están al servicio del régimen corrupto. Ese es su papel, para eso les pagan”, afirmó El Peje.

La ciudadanía al parecer no se encuentra tan distante de las opiniones publicadas por AMLO.

Una encuesta del diario Reforma publicada esta semana, señala que tras las elecciones en Nayarit, Coahuila, Veracruz y el Estado de México, el 60 por ciento de los mexicanos no cree que el INE sea capaz de organizar las elecciones presidenciales en el 2018, mientras que otro 55 por ciento no piensa que tenga autonomía del Gobierno federal.

“Al final de cuentas, siguen siendo instrumentos al servicio del régimen antidemocrático”, sentenció al respecto el tabasqueño.

López Obrador volvió a utilizar una de sus metáforas beisboleras para explicar que la estrategia para ganar a pesar de que “el régimen corrupto tenga el control de los organismos electorales”, es que exista mayor participación en los comicios para que el margen de ventaja sea amplio y poder “ganar por paliza”.

Parece que aunque los consejeros del INE le echen la bolita al área de comunicación social del organismo, los hechos hablan por sí solos.

(Con información de Reforma)

Comentarios