Las “viudas del tigre”, quedan malditas en Bangladesh

Mosammat Rashida, cuyo esposo fue muerto por un tigre en Bangladesh. Foto: Munir UZ ZAMAN / AFP
- Publicidad -

Sus hijos la abandonaron y sus vecinos la rehuyen porque la consideran una bruja. ¿Qué crimen ha cometido Mosammat Rashida? Un tigre de Bengala mató a su marido y la culpan de la desgracia.

En muchas aldeas de Bangladesh otras mujeres corren la misma suerte.

“Mis hijos me han dicho que soy una bruja desafortunada”, declaró a la AFP en su quebradiza vivienda construida con tablas, en Gabura, un pueblo de recolectores de miel, al borde de los Sundarbans, un bosque de manglar que se extiende a lo largo de Bangladesh e India.

Su marido murió mientras recolectaba miel en la selva.

“Los recolectores de miel prefieren recoger miel en el suroeste de los Sundarbans, donde vive la mayoría de los comedores de hombres (tigres)”, contó a la AFP Monirul Khan, experto en tigres de Bengala en la Universidad Jahangirnagar.

Los tigres son una especie en peligro de extinción. El cambio climático y el desarrollo humano reducen su hábitat, forzándolos a acercarse a los pueblos en busca de comida.

Las organizaciones de defensa de la vida silvestre estiman que hay unos 100 tigres en el lado bangladesí de los Sundarbans.

Al menos 519 hombres murieron por ataques de tigres en 50 pueblos de un distrito, donde vive medio millón de personas, entre 2001 y 2011, según Ledars Bangladesh, una organización que ayuda a las viudas a reintegrarse en las aldeas.

Las viudas sufren un golpe doble. Pierden a su pareja y de la noche a la mañana se convierten en ‘viudas del tigre’, unas parias en sus propias casas y aldeas justo cuando más apoyo necesitan.

– ‘Trae mala suerte’ –

Rashida está desconsolada, pero no se sorprende de que sus hijos adultos, de 24 y 27 años, la abandonaran a ella y a sus hermanos pequeños.

“Al fin y al cabo son parte de esta sociedad”, dice la mujer de 45 años, mientras se seca las lágrimas.

Su pequeña choza no tiene techo. Fue destruido por un ciclón, pero sus vecinos no le han ofrecido ayuda. Se ve obligada a usar una lona para resguardarse.

En la casa de al lado, Mohammad Hossain arregla el tejado de chapa. Dice que su esposa le ordenó que no hablara con Rashida. “Afectaría al bienestar de mi familia y podría traer mala suerte”, afirma este recolector de miel de 31 años.

Las autoridades niegan haber excluido a Rashida de la ayuda que proporcionaron después del ciclón.

El director de Ledars Bangladesh, Mohon Kumar Mondal, afirma que el maltrato a las “viudas del tigre” es generalizado en comunidades muy conservadoras, que suelen tener prejuicios “centenarios”.

“El principal desafío es cambiar las creencias de las personas”, explicó. “El cambio es muy lento. Aun así, diría que ha habido un progreso”, agregó, señalando que los más jóvenes e instruidos tienen menos miedo de las viudas.

– ‘Seguir viva’ –

Rijia Khatun, quien dijo que aprendió a hacer frente al ostracismo de sus vecinos tras la muerte de su marido, también recolector de miel, hace 15 años, contó con el apoyo secreto de su sobrino y de su familia.

“Mis hijos eran jóvenes. Pero nadie me ayudó. Al principio me sentí mal porque seguían culpándome de la muerte de mi marido. No sabía qué culpa podía tener yo”, recuerda. “Pero ahora he aprendido a vivir con esta adversidad”.

Su sobrino Yaad Ali, que fue testigo de varios ataques, incluido el de su tío, dijo que, aunque quería ayudar, no podía hacerlo públicamente.

“Teníamos que hacerlo de forma confidencial porque si no los habitantes del pueblo también nos habrían condenado al ostracismo”, confesó.

La recolección de miel es un trabajo más accesible para los lugareños que no pueden pagar el equipo o las barcas necesarios para dedicarse a la otra profesión predominante en la región: la pesca.

Pero el miedo a morir por ataques de los depredadores, y las consecuencias para las esposas que dejan atrás, hace que los hombres opten por otros oficios.

Harun ur Rashid, cuyo padre murió atacado por un tigre, es pescador pese a descender de generaciones de recolectores de miel.

El joven de 21 años explica el motivo: “Mi madre no quiere que termine como mi padre. Y yo quiero seguir vivo y cuidarla porque ha sufrido mucho”.

(AFP)

Comentarios