Las ayudas del gobierno sostienen el consumo de los estadounidenses

16 de agosto de 2020. Times Square, Nueva York. Foto: Bryan R. Smith / AFP
- Publicidad -

Encerrados en sus casas por teletrabajo o desempleados, pero con algo más de dinero gracias a las ayudas del gobierno federal, muchos estadounidenses aprovecharon a mejorar sus jardines, hacer reformas o cocinar más, y las ganancias de las grandes tiendas minoristas se dispararon.

“Nuestros clientes pasaron tanto más tiempo en casa en el segundo trimestre que observamos un fuerte aumento de las ventas de televisores, computadoras y aparatos de conectividad”, destacó el director general de Walmart, Douglas McMillon el martes en conferencia telefónica con ocasión de la difusión de resultados del grupo.

Sin poder ir al restaurante muchas familias cocinaron más, y compraron más productos de alimentación.

El gigante de los supermercados también registró fuerte demanda de papel higiénico y papel de cocina, así como -virus obliga- productos de limpieza y desinfectante.

El resultado: sus ganancias netas subieron 80% entre mayo y julio -segundo trimestre de su ejercicio fiscal- para alcanzar 6.500 millones de dólares.

La facturación creció 6% a 138.000 millones de dólares, con ventas en aumento de 9,5% en Estados Unidos, su principal mercado, pero, en otros países, registró un descenso de 6,8%.

– “Dinero para gastar” –

Home Depot, que vende plantas, muebles, focos de luz y herramientas para arreglos en el hogar, también se benefició del “Gran confinamiento”.

Sus ganancias netas subieron 24,5% a 4.300 millones de dólares gracias a ventas en alza de 23,4% a 38.000 millones de dólares entre mayo y julio.

“Los consumidores, con más tiempo en casa, invierten (para mejorar) su entorno”, destacó Neil Saunders, analista de GlobalData Retail.

Y muchos “tenían dinero para gastar” gracias a las ayudas del gobierno federal “y porque redujeron otros gastos como ropa y restaurantes”.

Estos grupos de ventas al menudeo se beneficiaron indirectamente del plan de auxilio económico del gobierno, que se tradujo en un cheque de 1.200 dólares por persona enviado en la primavera o los 600 dólares semanales para algunos trabajadores que perdieron su empleo.

Esta medida terminó el 31 de julio y muchos hogares verán ahora sus ingresos menguados, algo que debería repercutir en los gastos de consumo.

La Casa Blanca y el Congreso discuten un nuevo plan de ayuda, pero las negociaciones están en punto muerto.

– Ventas en línea se duplican –

“La buena noticia es que las personas volvieron a gastar”, comentó el secretario del Tesoro Steven Mnuchin a la cadena CNBC.

El consumo representa casi tres cuartos del PIB de Estados Unidos y es su motor de crecimiento.

Walmart se benefició del deseo de los consumidores de realizar la mayor cantidad posible de sus compras en un mismo lugar, algo contra lo cual resulta difícil competir para los comercios pequeños.

Las ventas en línea del gigante de los supermercados casi se duplicaron en Estados Unidos con la pandemia.

Nuevas ayudas a las pequeñas y medianas empresas están incluidas en el plan de apoyo que discute el Congreso.

Walmart tiene una plantilla de más de 2,2 millones de personas en 27 países y desde inicios de año contrató a más de 500.000 personas más en el mundo, la mayoría temporalmente para responder a este pico de actividad.

(AFP)

Comentarios