- Publicidad -

El fenómeno de la violencia tiene serias implicaciones en la sociedad en general y no sólo en los agresores o en las víctimas

Así lo consideraron especialistas en salud mental que se reunieron en el Foro Nacional sobre la Salud Mental e Intervenciones Psicosociales en Contexto de Violencia, celebrado en el Instituto Nacional de Psiquiatría.

Juan Ramón de la Fuente, ex Rector de la UNAM, señaló que debido a la alta proporción de muertes de jóvenes la esperanza de vida de los hombres de México bajó un año.

“Sí es un hecho que disminuyó un año la esperanza de vida de los hombres, como resultado de la altísima proporción de muertes de hombres jóvenes en los últimos años… Los impactos de este estado de violencia colectiva en el país sobre la salud general son ya evidentes”, aseguró el ex Rector de la UNAM.

Por su parte, la Directora del Instituto Nacional de Psiquiatría, María Elena Medina Mora, dijo que de los 18 mil pacientes que tiene ese organismo público de salud, la mayoría han sufrido violencia, lo cual puede repercutir drásticamente en sus vidas.

Los niveles de suicidio pueden aumentar, así como los casos de depresión y estrés postraumático, este último padecimiento detonado principalmente por violencia de género.

“Nos preocupa cómo los niños empiezan a tener problemas de conducta como producto de haber sido expuestos a violencia, responden entonces con violencia”, señaló.

Emilio Álvarez Icaza, ex secretario ejecutivo de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), advirtió que de continuar la tendencia actual, el 2017 concluirá con los índices de violencia más altos en dos décadas.

“Si las cosas siguen como va, 2017 va ser más violento que 2011 porque fue el índice más alto de homicidios y violencia… Si sigue la tendencia como va, incluso va ser superior a 1997”, dijo Álvarez Icaza.

Carlos Beristain, consultor de la Corte Penal Internacional y ex integrante del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) que dieron seguimiento al caso Ayotzinapa, participó también en el evento, y aseguró que la impunidad genera un segundo impacto que se añade al del hecho violento en sí.

“Hay hechos que tienen un impacto colectivo mayor, tenemos (por ejemplo) cuando hay perpetradores de alto estatus, como agentes del Estado, o hechos en los que se da exposición a la crueldad o la sevicia, que son también un mensaje de terror para la sociedad”, detalló.

Comentarios