La urgencia de cambio de régimen es lo que une al Frente: Anaya

Considera que con los cerca de 200 mil millones de pesos que el Gobierno usa para gasto discrecional cada año se puede combatir el problema de la pobreza extrema

- Publicidad -

En entrevista con Milenio, Ricardo Anaya explicó que el diagnóstico común de las fuerzas que integran el Frente rumbo a la Presidencia es la necesidad de un cambio de régimen que implica romper el pacto de impunidad.

Afirmó que, en conjunto, los que conforman el Frente, buscarán construir políticas públicas no desde una perspectiva ideológica sino con orden práctico para resolver los problemas de la gente.

El panista considera que la gente no quiere clases de ideología política, “quiere que le digamos en términos prácticos cómo vamos a resolver los problemas. ¿Cuáles? Fundamentalmente: violencia, los problemas económicos, los problemas de corrupción”.

Carlos Puig le cuestionó sobre qué ocurriría con los integrantes de la coalición en caso de perder. Tras asegurar que está convencido que ganará la elección, el candidato afirmó al respecto que ninguno de los institutos políticos renunciará a sus principios y continuará  con su vida interna.

En tanto, a los cuestionamientos sobre su falta de experiencia en posiciones ejecutivas, Anaya Cortés puso el ejemplo de Justin Trudeau, quien “llevaba cuatro años de estar en el Congreso y hoy es primer ministro de Canadá, por cierto de una edad similar a la mía”.

Y ejemplificó también con Barack Obama, pues antes de llegar a la Presidencia de Estados Unidos, “había sido diputado local, después quiso ser diputado federal y perdió, y llevaba muy poquito tiempo en el Senado”, antes de lanzar su candidatura.

El ex dirigente nacional del PAN dijo que la pobreza extrema se tiene que resolver, pues casi 10 millones de personas no tienen lo indispensable para sobrevivir; y la problemática se puede empezar a combatir con los recursos que la Federación usa actualmente como gasto discrecional.

En el tema de la inseguridad, Anaya aseguró que es necesario cambiar de estrategia, porque en los últimos 10 años se ha triplicado el gasto en seguridad y todos los años ha aumentado la violencia. Pues mientras “lo que hagamos sea detener solamente a las cabezas de los grupos criminales el problema no se va a resolver”.

Jesús Silva-Herzog le mencionó al candidato frentista que le resultaba difícil comprender que buscara un cambio de régimen cuando Santiago Creel es uno de sus asesores principales, pues fue secretario de Gobernación con Vicente Fox.

A lo que el queretano respondió que en el sexenio de Fox los homicidios por cada cien mil habitantes eran la mitad de los que son ahora; y por otro lado el no coincidir con el perfil de una persona no es argumento suficiente para descalificar un proyecto.

Ante el planteamiento de por qué razón los temas de su candidatura no estaban en la agenda de los medios de comunicación, como sí lo están los de López Obrador, Anaya lamentó que generalmente la discusión política trate sobre dichos absurdos.

“Cuando él (AMLO) dice un disparate, entonces todo mundo habla sobre el disparate” y puso el ejemplo de la amnistía y la cancelación del nuevo aeropuerto.

Además, agregó: “Claro, cuando alguien dice algo que es un absoluto sinsentido pues la conversación empieza a girar sobre el absurdo, pero no son propuestas”.

Respecto al matrimonio de personas del mismo sexo y aborto, el panista repitió sus respuestas de cajón: “Tolerancia” en el primer caso y en el segundo afirma “estoy a favor de la vida, pero en contra de que se criminalice a las mujeres”.

Aunque en torno a la adopción por parejas del mismo sexo dijo que “yo creo que es algo que se tendría que repensar antes de ejecutarse” pues sería necesario “ver evidencia”. 

Lo cual se antoja muy complicado pues supondría que la “evidencia” sería preguntar a quien haya sido adoptado su nivel de satisfacción.

(Con información de Milenio)

Comentarios