La simulación que hicieron legal, la de Margarita

- Publicidad -

Durante la sesión especial del Consejo General del Instituto Nacional Electoral (INE), llevada a cabo el día 29 de marzo, se aprobó por unanimidad otorgar a la aspirante Margarita Zavala, su registro como candidata presidencial independiente ya que cumplió con los requisitos de fiscalización de gastos, la recolección de firmas y distribución geográfica.

Los consejeros electorales decidieron avalar el registro de Margarita Zavala a pesar de que el 45% de sus “apoyos ciudadanos” fueron invalidados, argumentando que, a pesar de las irregularidades registradas, “no se le puede negar el derecho de juicio y atropellar el debido proceso al que tiene derecho todo aspirante a una candidatura”.

Así que, a la par que la ex primera dama inicia su campaña, se mantiene una investigación abierta por inconsistencias en sus firmas de apoyo, incluso hay una indagatoria a cargo de la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Electorales (Fepade).

Será a través de un procedimiento especial sancionador que se desahogará la indagatoria correspondiente de los apoyos invalidados a la esposa del expresidente Felipe Calderón, respetando los derechos de la aspirante y en su caso, el Tribunal Electoral impondrá la sanción según considere pertinente: desde una amonestación pública, una multa de hasta 5 mil días de salario mínimo, o incluso, perder el registro como candidata independiente, de acuerdo al artículo 456 de la Ley General de Instituciones y Procedimientos Electorales (Legipe).

Del millón 578 mil apoyos presentados por Margarita Zavala, 708 mil no fueron validados; de esos, 450 mil resultaron fotocopias, según lo afirmó el consejero Ciro Murayama durante la discusión en la sesión, “en la primera fase de revisión se habían detectado 212 mil 198 fotocopias, al sumar las fotocopias del listado nominal con las que eliminaron en la mesa de control, arrojó un total de 450 mil fotocopias presentadas por la aspirante”.

Cabe destacar el señalamiento que hizo Murayama sobre el caso de algunos aspirantes a candidatura independiente: “la aplicación móvil (que sirvió para la recolección de firmas) permite identificar dónde se tomó la fotocopia y hay decenas de domicilios desde los cuales se enviaron cientos o miles de apoyos a partir de fotocopias y en horas inusuales, como en la madrugada, hubo una suerte de talleres de maquilas de envíos masivos de apoyos falsos”.

El consejero insistió que esto debe investigarse en el procedimiento que ya ordenó el Consejo General del INE.

A todas luces, esto es un escándalo, y la respuesta del consejero presidente del INE, Lorenzo Córdova es un monumento a la simulación y a evadir su responsabilidad como ente regulador ante las pruebas de que algunos aspirantes no se apegaron a las normas establecidas y aun así, decidieron aprobar su registro. Córdova aseveró que: “no somos nadie para emitir juicios morales o éticos respecto a estas conductas ilícitas, eso será en todo caso, una cosa que los ciudadanos en la emisión del voto tendrán que valorar”.

La trampa quedó exhibida, documentada, pero el INE le pasa la papa caliente al Tribunal para que ellos decidan.

¿Recuerdan el cochinero de la elección del estado de Coahuila?

Mientras, una candidata está en campaña habiendo presentado 450 mil fotocopias, que implican el uso ilícito de un padrón electoral, por el hecho de que “alcanzó el umbral de firmas requeridas”.

Los derechos de quien presentó 708 mil “apoyos ciudadanos” ilícitos, el 45% de sus firmas, están cubiertos por el sistema que blinda a la partidocracia, a los intereses de unos cuantos, al cinismo, a la desvergüenza.

La simulación es regla; la ley, que se aplique rigurosamente solo cuando convenga.

Comentarios