Arriba de la locomotora AMLO, Sheinbaum arrasa en la CDMX

La licenciada en física y doctora en ingeniería energética por la UNAM gana la capital, dejando a Barrales en segundo y Mikel en un lejano tercero

- Publicidad -

Claudia Sheinbaum se convierte en la primera mujer en ganar las elecciones para obtener la Jefatura de Gobierno capitalina.

De esta forma, tanto el Gobierno federal como la capital del país estarán controlados por el Movimiento de Regeneración Nacional (Morena).

Sheinbaum le arrebata el poder al histórico PRD que había tenido el control de la Ciudad de México por más de dos décadas.

Desde que aparecieron las primeras encuestas de salida de este domingo la candidata de Morena ya había tomado distancia del resto de sus competidores, donde la frentista Alejandra Barrales perfilaba en segundo lugar.

Barrales tenía el reto de frenar el avance de la ola que representaba López Obrador, y evitar el fracaso definitivo de toda la coalición del PAN-PRD-MC.

Antes que Sheinbaum, otra mujer, Rosario Robles había dirigido el Gobierno de la capital al sustituir a Cuauhtémoc Cárdenas, cuando este decidió presentar su candidatura para las elecciones presidenciales del año 2000.

Sheinbaum aprovechó la imagen de Andrés Manuel López Obrador, candidato que ganó la Presidencia en su tercer intento, pues no había un solo cartel donde la candidata apareciera sin estar al lado del tabasqueño.

La próxima jefa de Gobierno se ha definido como una política de izquierda, comprometida con la diversidad cultural, el medio ambiente y defensora de los derechos reproductivos de la mujer.

Ha declarado que el suyo será un Gobierno “laico”, a pesar de que carga en sus filas con una contradictoria coalición, pues en el afán de conseguir la victoria, Morena aceptó el apoyo del Partido Encuentro Social (PES), una agrupación de origen evangélico y de ultraderecha.

Esta formación conservadora ha reconocido estar en contra del aborto y del matrimonio homosexual.

Los retos que enfrentará son varios, como la violencia que han provocado los cárteles locales de la droga, los homicidios que no han dejado de crecer y que, en 2016 alcanzaron la cifra de 1 mil 280 muertos.

La falta de agua en muchas delegaciones del sur y sureste, los feminicidios que se calculan tres por semana.

Además, los altos niveles de contaminación y el insuficiente sistema de transporte colectivo.

Durante su campaña, Sheinbaum se acostumbró a no ofrecer soluciones concretas, pues era consciente de su ventaja en las encuestas.

Cuando López Obrador fue jefe de Gobierno, la nombró secretaria de Medio Ambiente, y en 2015 ganó la delegación Tlalpan.

Antes de renunciar para buscar la candidatura de Morena se presentó el sismo del 19 de septiembre de 2017, que cobró la vida de más de 300 personas, en su delegación se derrumbó el colegio Rébsamen donde murieron 26 personas, 19 de ellos niños.

Lo anterior se volvió un símbolo de la catástrofe, y las irregularidades de aquella construcción marcaron la etapa final de su Gobierno y fue algo que la ha perseguido durante toda su campaña.

(Con información de El País)

Comentarios