La Iglesia católica quiere negarle la entrada al cielo a los corruptos

Los jerarcas católicos promueven iniciativas para combatir la corrupción: una de ellas, es aplicar la excomunión a personas que incurran en corrupción, crimen organizado y asociación mafiosa.

- Publicidad -

La Iglesia católica valora excomulgar a los corruptos, mafiosos y narcotraficantes.

Tras el primer “Debate Internacional sobre Corrupción”, llevado acabo el jueves pasado en El Vaticano, se anunció que los líderes del catolicismo a nivel mundial determinaron que se presentarán iniciativas en el campo del combate a la corrupción.

Entre los reunidos se encontraban unos cincuenta individuos, en los que se incluyó a magistrados anti-mafia y anti-corrupción, obispos, personalidades de instituciones vaticanas, jefes de movimientos, víctimas, periodistas, estudiosos, intelectuales y embajadores.

Dos mexicanos estuvieron presentes en el evento: Raúl Vera, obispo de Saltillo, y Rafael Ibarra Farfán, encargado de los programas sobre cultura de la legalidad en la asociación México Unido contra la Delincuencia.

Según la Iglesia, la lucha contra la corrupción y las mafias va más allá de la legalidad, pues se trata más de una actitud civil.

El cardenal Peter Turkson, de Ghana, declaró que se busca hacer frente a un fenómeno que conduce a aplastar la dignidad de la persona, mientras que el arzobispo italiano Silvano Tomasi, dijo que la corrupción es una “termita” que “arruina las relaciones entre las personas y las instituciones”.

Los católicos dicen que se busca crear una “una cultura de la justicia que combata a la corrupción para ayudar al bien común”.

Aunque ser un miembro del crimen organizado es un pecado grave para la Iglesia, hasta ahora no se contemplaba excomulgar a nadie que estuviera relacionado con este delito, cosa que ha cambiado tras este debate.

Ser excomulgado implica la expulsión de por vida de la Iglesia, lo cual según la tradición, sólo se aplica en actos que se considera de gravedad para la Iglesia como por el ejemplo el aborto (que para el catolicismo es el asesinato de un inocente indefenso) u ordenar a un obispo sin la autorización del Papa.

¡Agárrense, mexicanos, porque entre tanto narco, secuestrador y clase política corrupta que tenemos, en una de ésas la católica deja de ser la organización religiosa mayoritaria en el país, por la gran cantidad de expulsados que habrá, de implementarse esa iniciativa!

(Con información Notimex)

Comentarios