La genética confirma que la antigua Roma era un crisol de razas de migrantes

Coliseo romano.
- Publicidad -

El análisis de 127 genomas de esqueletos de 12 mil años de antigüedad en la región de Roma muestran que la capital imperial estaba poblada por inmigrantes del Mediterráneo Oriental y Medio Oriente, según un estudio publicado el jueves en la revista Science.

Se trata de la primera vez que la genética confirma con tanto detalle la historia de Roma, que reinó durante siglos en todo el Mediterráneo.

Cuando Roma era la capital del imperio (del 27 al 300 a.C.), los romanos se parecían a las poblaciones mediterráneas actuales, similares a los griegos, malteses, chipriotas y sirios, escriben los autores dirigidos por investigadores de la Universidad de Stanford y otras casas de estudio inclusive italianas.

Las nuevas técnicas de análisis de ADN antiguo han permitido reconstruir las transiciones de población durante milenios y el surgimiento de Roma.

Los esqueletos más antiguos analizados son los de tres cazadores-recolectores que vivieron entre 10 mil y 7 mil años antes de nuestra era. En ese momento, estos “italianos” se parecen a sus congéneres al otro lado de los Alpes.

Luego, la aparición de la agricultura y la ganadería, en el Neolítico, vio aparecer a agricultores de Anatolia (Turquía moderna), como en toda Europa.

Entre 900 y 200 años antes de nuestra era, Roma comenzó a diferenciarse del resto de Europa. Se convierte en una ciudad importante, con inmigración en aumento y población creciente.

Los genomas de este período revelan la presencia de individuos del Medio Oriente y África del Norte.

Roma se convirtió entonces en la capital de un imperio de 50 a 90 millones de personas, con un millón de habitantes. La etnia luego cambió dramáticamente; una gran mayoría provino del Mediterráneo oriental.

De 48 genomas, los investigadores encontraron que “muy pocos individuos, en su mayoría de Europa occidental”, escriben, aludiendo solo a dos.

“La diversidad fue absolutamente abrumadora”, dijo a Science uno de los autores, Ron Pinhasi, de la Universidad de Viena, que extrajo ADN de los huesos.

Esta diversidad luego disminuyó después del desplazamiento de la capital a Constantinopla (ahora Estambul) en 330, y la división del Imperio, causando el declive de Roma. Desde la Edad Media, los romanos volvieron a parecerse al resto de los europeos.

“La gente puede imaginar que el nivel de migración que estamos viendo hoy es un fenómeno nuevo”, dijo el genetista científico Jonathan Pritchard de Stanford. “Pero los ADN antiguos muestran que las personas se han estado mezclando fuertemente durante mucho tiempo”.

(AFP)

Comentarios