La gallina de los huevos de oro

- Publicidad -

Mientras los yacimientos fueron generosos y los precios altos, la cúpula se sirvió de las ganancias para fundar su club de jeques guadalupanos.
Hoy, se conforman con ser comisionistas exclusivos de un Pemex envuelto para quienes gusten pagar. ¡Lázaro, levántate y manda!

Comentarios