La exposición “Francisco Icaza. Me quiero ir al mar” en el Museo del Palacio de Bellas Artes

Con el concepto curatorial de Santiago Espinosa de los Monteros y Natalie Gama Pourdanay, estará abierta al público del 14 de junio al 8 de septiembre de 2019

Francisco Icaza. Esto enseña que no es bueno ser tercero en ciertas causas, de la serie “La fiera malvada”, 1971 Colección Miguel Icaza
- Publicidad -

El Museo del Palacio de Bellas Artes, presenta la exposición Francisco Icaza. Me quiero ir al mar, la cual podrá visitarse hasta el 8 de septiembre en las cuatro salas del segundo piso del recinto del INBAL.

La muestra, que cuenta con un total de 145 obras, es un recuento de la trayectoria de Francisco Icaza, al presentar al público piezas desconocidas o pocas veces expuestas.

Hasta mediados del siglo XX, el pintor Francisco Icaza (El Salvador, 1930–México, 2014) fundó y participó en varios movimientos artísticos importantes, como el Salón Independiente, Nueva Presencia, Los Interioristas, y en exposiciones como Confrontación 66 en México.

Hijo y nieto de diplomáticos y escritores, sus días estuvieron marcados por la cercanía de algunas personalidades relevantes del mundo de la cultura.

Influido por las grandes corrientes de pensamiento de la época, Icaza fue un fiel lector de autores como Albert Camus, Jean Paul Sartre, Friedrich Nietzsche, de quienes, a través de su pintura, asimiló una manera de narrar y representar el mundo al mantener siempre una perspectiva personal y crear un mundo poético.

Es por esto que, a lo largo de su amplia trayectoria, se puede observar una notable variedad expresiva, de la neofiguración a la evocación de formas escriturales, pasando por el dibujo ilustrativo y narrativo a la geometría abstracta.

La muestra Francisco Icaza. Me quiero ir al mar está compuesta por tres núcleos temáticos: Memorabilia, Pájaros y figuras y Obra última. Series. En todos ellos, Francisco Icaza es el protagonista. El artista encarna todo aquello que quería “contar”: un hombre con un pájaro en la cabeza, un sol o un mar.

Hacia el final de su vida, las referencias y códigos con los que se describió a sí mismo llegaron a formar una bitácora de sus incansables viajes y estadías por el mundo; el real y el imaginario.

Francisco Icaza. Mirando al pasado, 1986 Colección Teresa Icaza

En Memorabilia, primera sección de la exposición, abundan los dibujos, autorretratos, personajes y figuras con forma de animal hasta arribar a la realización de series compuestas por diversos elementos.

La vastedad creativa integra recreaciones de escenas literarias reinterpretadas, narraciones personales que van de lo anecdótico a lo fantástico, o la representación de personajes como Naruz, de El cuarteto de Alejandría de Lawrence Durrell.

Francisco Icaza. Autorretrato, 1971. Colección Concepción Solana Morales

Pájaros y figuras es el nombre del segundo núcleo de esta exhibición. La serie de los pájaros es sustancial en la trayectoria de Francisco Icaza, no solo porque es un tema permanente en su obra, sino porque es ejemplo de su inclinación a trabajar en series, recurriendo a símbolos generados por él mismo.

La simbología de determinadas figuras y animales, en especial la de las aves, podrá ser interpretada como la de seres de sabiduría y libertad. En esta sección se incluye, además, La fiera malvada, compuesta por 10 litografías que aluden a una fiera que extermina a personajes y animales de cierto mundo descrito en un cuento medieval al que Icaza hace referencia.

Francisco Icaza. Sin título, de la serie “Aves”, 2013. Colección Sebastián Ríos de Icaza

En Obra última. Series, sección con la que concluye la exposición, el visitante podrá apreciar las diferentes series que Icaza realizó y en las cuales abundan elementos prototípicos de la simbología ancestral, como las “X”, los soles, las aves y, de manera preponderante, la escritura, cargada de códigos y símbolos.

Aunque algunas de sus obras contienen textos legibles, otras son evocaciones de lenguajes inexistentes, aunque hacen referencia directa a formas de escrituras de muy distintas culturas y lenguas.

Francisco Icaza. Verano y la X, de la serie “Las cuatro estaciones”, ca. 2003-2008. Colección Pablo A. de Icaza Solana

Esta exposición estará acompañada por un libro editado con el apoyo de la Fundación Mary Street Jenkins.

La edición tiene como objetivo acercar al público a la obra y trayectoria de este fascinante artista mexicano e incluye los textos de Santiago Espinosa de los Monteros y Natalie Gama Pourdanay, quienes desarrollaron conceptualmente el guion curatorial de la exposición, además de los ensayos de Víctor Manuel Mendiola, José Manuel Springer y Carla Stellweg.

Estará abierta al público del 14 de junio al 8 de septiembre de 2019.

Comentarios