En la CDMX ni las iglesias se salvan de la inseguridad

Autoridades católicas denuncian el robo de las limosnas y pertenencias de los feligreses al interior de los templos

- Publicidad -

Los  ladrones encontraron un buen lugar para cometer sus atracos: las iglesias.

El padre José de Jesús Aguilar, responsable de la Comisión de Justicia y Paz de la Arquidiócesis Primada de México, advirtió que el robo más común es contra las alcancías.

“En la Ciudad de México hay mas desacralización, por lo tanto hay menos respeto a los templos (…) es más fácil que roben el dinero de las alcancías o a romper imágenes sagradas”, dijo el sacerdote al periódico Reforma.

Los delincuentes tienen un sistema, hacen una trampa con hilo cáñamo, un pedazo de metal y pegamento para sacar las monedas o billetes.

También se ha detectado el uso de billetes falsos, de 200 o 500 pesos, que los delincuentes entregan como limosna y por los cuales piden cambio para llevarse dinero válido.

Y en plena misa, cuando llega la hora de comulgar, los ladrones aprovechan el momento en que los feligreses comulgan y dejan sus pertenencias en las bancas, para robar bolsas o monederos.

El religioso refiere que las iglesias mas afectadas están en colonias como Santa María la Ribera y Buenos Aires, en la Cuauhtémoc.

También en Campamento 2 de Octubre, en Iztacalco; y distintas zonas de Iztapalapa.

La iglesia La Sagrada Familia, en la colonia Santa María la Ribera, sufrió dos asaltos en menos de dos meses, uno a finales de 2016 y otro en 2017.

Las oficinas administrativas de las iglesias también han sido robadas, los asaltantes llegan a las sedes  y despojan a los secretarios del dinero de la caja.

Todos los asaltos han sido reportados a las autoridades, según Aguilar.

A la salida de las iglesias en bodas y bautizos, los creyentes han sido asaltados.

Y existen muchos reportes de robo de autopartes de los vehículos estacionados cerca de las iglesias.

Además, en 2017 unos 13 sacerdotes de la capital recibieron llamadas de extorsión para exigirles dinero, aunque el delito no se concretó.

Con información de Reforma

Comentarios