La batalla de cifras que acompaña la carrera por la vacuna

Foto: JUSTIN TALLIS / AFP
- Publicidad -

La carrera por la vacuna contra la covid-19 es también una batalla de cifras, como demuestran los anuncios sobre la eficacia de cada proyecto, que oscila entre 70% de media para el caso de AstraZeneca y la Universidad de Oxford y 95% para Pfizer/BioNTech.

– ¿Cómo se mide la eficacia?

Entre los voluntarios de cada ensayo, algunos reciben la vacuna y otros un placebo para poder comparar. Todos ellos llevan una vida normal durante el ensayo. Con el tiempo, algunos se infectan de forma natural con la covid-19.

Si la vacuna es eficaz, el número de enfermos será menor entre quienes fueron vacunados respecto al segundo grupo. Teóricamente, una vacuna es 100% eficaz si no hay ningún enfermo en el primero.

Los resultados anunciados recientemente por varios fabricantes aluden a la última etapa del ensayo clínico, la fase 3, con decenas de miles de voluntarios.

Se publicaron cuando se alcanzó un número determinado de enfermos: 95 en el caso de la farmacéutica estadounidense Moderna, 170 para la alianza estadounidense-alemana Pfizer/BioNTech y 131 para el proyecto europeo AstraZeneca/Oxford.

– ¿Cuáles son los resultados? –

Pfizer/BioNTech anunciaron una eficacia de 95%, entre 170 enfermos: ocho pertenecían al grupo vacunado y 162 al grupo placebo. Casi lo mismo para Moderna, con 94,5% de eficacia, con cinco enfermos en el primer grupo y 90 en el segundo.

Pfizer midió la eficacia de su vacuna una semana después de la segunda y última inyección y Moderna, dos semanas después.

Por su parte, AstraZeneca y la Universidad de Oxford anunciaron este lunes una eficacia media de 70%, según resultados de dos protocolos diferentes.

La eficacia fue de 90% entre los voluntarios que primero recibieron media dosis y un mes más tarde, una dosis completa. Bajó a 62% entre el grupo que se vacunó con dos dosis completas.

“Todos esperábamos que las dos dosis completas provocaran una mejor respuesta. (Pero) parece que una dosis inicial menos fuerte permite al sistema inmunitario prepararse” para actuar con más eficacia, explicó uno de los investigadores responsables del proyecto, Andrew Pollard, en rueda de prensa.

Esto podría deberse a que media dosis “imita mejor lo que sucede con una verdadera infección”, según su colega Sarah Gilbert.

Otra hipótesis tiene que ver con la tecnología de esta vacuna, llamada de “vector viral”: consiste en emplear otro virus, en este caso un adenovirus de chimpancé, que se modifica con el fin de que transporte a las células material genético capaz de combatir la covid-19.

Según varios expertos, una primera dosis completa podría empujar al sistema inmunitario a combatir el virus utilizado como vehículo, provocando el efecto inverso del que se busca.

Finalmente, el instituto ruso Gamaleïa aseguró que su vacuna tenía una eficacia de 92%, basándose en un número muy reducido de enfermos (20).

(AFP)

Comentarios