La Arquidiócesis Primada en su semanario critica la inseguridad que vive el país.

- Publicidad -

En su semanario religioso, la Arquidiócesis Primada de México señala y critica que  la corrupción va de la mano de la impunidad de la clase política que también es culpable de la violencia a la que la ciudadanía está sometida.

En el país no hay un rincón donde un mexicano puede sentirse seguro y vivir en paz, aseguró la Arquidiócesis Primada de México a través del editorial del  semanario religioso Desde la Fe, en donde también lamentó el drástico aumento de muertes violentas.

El titulo del editorial es “Los culpables” y en el las autoridades eclesiásticas consideraron que la corrupción va de la mano de la impunidad de la clase política que también es culpable de la violencia que nos tiene sometidos y retomaron datos del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública que advierten que 2016 cerró con 22 mil 967 víctimas fatales a causa de la violencia.

En este texto advierten que de enero a mayo de 2017 se reportaron 11 ml 156 asesinatos lo que confirma que la violencia ha escalado sin freno y sin que haya una estrategia o solución efectiva a este espantoso flagelo que afecta a todos, no sólo a las víctimas  directas, sino también por las indirectas familias enteras destrozadas cuyo grito parece lanzarse al desierto de gobiernos indolentes e incapaces de ofrecer a sus gobernados lo primero a lo que están obligados: seguridad.

La Arquidiócesis que es encabezada por el Cardenal Norberto Rivera, insistió que en el Congreso de la Unión se abrirá el debate acerca del mando mixto y el papel del Ejército en tareas de seguridad pública, dado que “Hasta la saciedad se ha dicho que la causa de la violencia obedece a estructuras policiales corruptas”.

En el artículo detallan que los delitos y la violencia que azotan al país siempre están asociados con la huella de mandos superiores, “basta pensar en los gobernadores omnipotentes que se han dedicado a saquear el patrimonio de los Estados fincándose como señores absolutos, mientras que a la par de sus actos ilegales, los muertos se cuentan por centenas, en los presidentes municipales y mandatarios que en su momento rogaron el voto, prometiendo hacer diferentes las cosas, pero una vez en el poder, olvidaron  o mejor dicho guardaron convenientemente sus promesas de campaña, mientras que el índice de niñas y mujeres desaparecidas y de feminicidios crece  sin control.

Comentarios