La 4T no puede frenar el huachicoleo

Entre enero y agosto de 2020 se presentaron ante el MP a 46 personas por el delito de robo de combustible pero solo hay 13 en prisión

11 de enero de 2019.-Un soldado corre afuera de la refinería de Tula, Hidalgo frente a una fila de pipas que esperaban cargar combustible, durante la crisis de abastecimiento de combustibles en México. Foto: Pedro PARDO / AFP
- Publicidad -

Contrario a lo que ha afirmado la 4T en diversas ocasiones, el saqueo a Petróleos Mexicanos (Pemex) no se detiene.

Las tomas clandestinas a ductos de la petrolera repuntan y el robo de pipas que transportan gasolinas siguen siendo blanco de los criminales.

A pesar de ello, pocos están en la cárcel por esos delitos, según datos de la Dirección Jurídica de Pemex.

A través de la Plataforma Nacional de Transparencia se reporta que en agosto se reportaron 934 tomas ilegales, el número mensual más alto del año, 113 más que un mes antes.

Información de la Subdirección de Salvaguardia Estratégica de Petróleos Mexicanos (SSE) indica que la empresa suma 6 mil 739 perforaciones ilegales en los primeros ocho meses del año en los 17 mil kilómetros de la red de ductos.

De acuerdo con la Gerencia de Estrategia y Sistemas de Seguridad y Monitoreo de la petrolera, el crimen organizado realizó en promedio 1.1 tomas clandestinas por hora entre el 1 de enero de 2019 y el 31 de agosto del año en curso.

El mes pasado se registraron 934 tomas clandestinas, Hidalgo encabeza las entidades donde hay mayor presencia  de la delincuencia que sustrae el combustible, con 439 perforaciones, de las cuales 205 se realizaron en los municipios de Coatepec de Hinojosa, Tetepango y Ajacuba.

Tlahuelilpan, donde se presentó una de las explosiones más dramáticas por una toma clandestina en 2019, registró nueve tomas ilegales ese mes.

En segundo lugar se encuentra Puebla, con 159, seguido por Guanajuato, con 80; Estado de México, con 73; Querétaro y Tamaulipas, con 24 cada una; Veracruz, con 22 y Jalisco, con 19, entre las más importantes.

Por su parte, los registros de robo de hidrocarburo en su modalidad de ataque contra los autotanques muestran que del 1 de enero de 2019 al 31 de agosto de este año, 128 pipas fueron interceptadas para despojarlas del producto que transportaban, 99 fueron atracadas en 2019, y 29 en los primeros ocho meses de este año.

El robo de estas unidades le representó a Pemex una pérdida de 1 millón 162 mil 254 litros de combustible.

Este año, 11 robos fueron en Veracruz y tres en Jalisco, pero es Coatzacoalcos el municipio con el mayor número de robos a pipas, con siete.

En los primeros ocho meses, tanto dependencias y organismos de seguridad federales, estatales y municipales, como de seguridad de Pemex, presentaron ante el Ministerio Público a 46 personas por el robo de hidrocarburos, pero solo 13 están en la cárcel, a decir de la Unidad de Estadística Jurídica de Pemex.

Y, en lo que se refiere a las personas presentadas entre 2016 y agosto de este año suman 473, pero solo 98 están en prisión, es decir, solamente dos de cada 10 detenidos.

Cabe recordar que en 2019, en su mensaje con motivo de su Primer Informe de Gobierno, Andrés Manuel López Obrador presumía que se había logrado reducir hasta en un 94 por ciento el robo de combustible, lo cual permitiría recuperar 50 mil millones de pesos.

En enero de 2020, Octavio Romero Oropeza, director de Pemex detallaba que el plan conjunto del gobierno para combatir el robo de combustibles implementado desde la llegada de AMLO al poder, se habían desplegado 8,600 efectivos de fuerzas militares, navales y de la Guardia Nacional, un promedio de 50 elementos por cada 20 kilómetros de ductos, aunque anunciaba que para 2020 el despliegue bajaría a 5,300 efectivos.

(Con información de El Universal y Expansión)

Comentarios