La justicia sigue sin tocar a Romero Deschamps

Desde que AMLO asumió la Presidencia, la FGR ha abierto 12 indagatorias contra el sindicalista, de 77 años, sin que haya logrado llevar ante el juez ninguno de los casos. Nueve de ellos ya fueron archivados y solo tres continúan en investigación

5 de agosto de 2014.-Sesión del Senado para discutir los últimos dictámenes de la reforma energética. Los senadores Isaías González, Zoé Robledo, Miguel Barbosa, Emilio Gamboa, Carlos Romero Deschamps y José Ascención Orihuela.
- Publicidad -

Carlos Romero Deschamps quien fuera el poderoso líder petrolero sigue siendo intocable, ya que desde la llegada de Andrés Manuel López Obrador a la Presidencia en 2018, la Fiscalía General de la República (FGR) ha abierto al menos 12 indagatorias contra el sindicalista de 77 años, sin embargo, ninguno de los casos se han logrado llevar ante un juez.

Nueve de ellos ya fueron archivados y solo tres continúan en investigación, según información otorgada por la propia FGR, vía transparencia.

En una de las pesquisas se señalan una serie de depósitos, transferencias y compras de propiedades en el extranjero que no tienen justificación y apuntan a esquemas de lavado de dinero, pero hasta el momento no se ha concretado ninguna orden de captura.

La mayoría de las investigaciones parten de acusaciones de una decena de grupos disidentes a la gestión de Romero Deschamps en el sindicato petrolero y otras se originaron tras las denuncias puestas en la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF).

Las tres carpetas de investigación que la FGR mantiene en trámite investigan delitos de fraude, enriquecimiento ilícito y lavado de dinero.

En cambio, los expedientes desestimados indagaban remuneración ilícita, peculado, tráfico de influencias, operaciones inexistentes, operaciones perjudiciales al patrimonio de terceros, usurpación de funciones y ejercicio ilícito del servicio público.

Las indagatorias que han logrado un mayor avance son las que se iniciaron tras las denuncias de la UIF, donde se revela un esquema de triangulación de recursos que incluye empresas fachadas y transferencias internacionales por parte del líder petrolero en contubernio con su esposa, hermana, hijos, sobrinos y otros miembros de su familia política.

En una de ellas se señala que el sindicalista tuvo depósitos por 111 millones de pesos y retiros por 81 millones entre junio de 2011 y marzo de 2017, lo cual contrasta con los ingresos que tuvo en los últimos años como legislador del PRI y empleado de Pemex, donde habría obtenido 1.5 millones de pesos al año.

Alejandro Romero Durán, uno de los hijos del sindicalista, presentó en sus cuentas bancarias depósitos de 108 millones de pesos entre 2012 y 2017.

En agosto de 2018, Romero Durán recibió un préstamo de cinco millones de la Sección 34 del sindicato petrolero, aunque no estaba registrado como empleado, y recibió recursos de la empresa Aeromonky que entre 2013 y 2017 declaró ingresos por 144 millones de pesos pero que podría ser una empresa fachada.

José Carlos Romero Durán, otro de los hijos de Romero Deschamps, también registró depósitos y retiros en sus cuentas que resultaron sospechosos para las autoridades ya que se le identifica como accionista de dos empresas, las cuales presentaron sus declaraciones en cero, a pesar de haber recibido jugosas transferencias.

Paulina Romero Durán, hija del sindicalista, también está en la mira, pues tan solo en una de sus tarjetas se encontraron consumos por más de 31 millones de pesos entre 2017 y 2018 que no se pueden justificar con sus ingresos reportados. Por ejemplo, gastó más de 2,5 millones de pesos en alfombras en Turquía y pagos de seguros marítimos, posiblemente para un yate del que es propietaria.

Las investigaciones que se presentaron por cohecho, enriquecimiento ilícito y lavado de dinero en contra de Romero Deschamps en los sexenios de Vicente Fox, Felipe Calderón y Enrique Peña nunca fructificaron a pesar de que los medios exhibieron su vida ostentosa con viajes, yates, relojes finos y autos de lujo, pero fuera de los focos lograba pactar con el presidente en turno.

Los grupos opositores a Romero que por décadas se han encargado de denunciar sus tropelías vieron en la llegada de López Obrador un halo de esperanza para que sus reclamos fueran investigados, así que pusieron nuevas denuncias, que después de dos años siguen estancadas.

Las autoridades investigan la ruta del dinero de las cuentas de otros familiares, ya que algunos aparecen como administradores de empresas que han adquirido costosas propiedades en Miami.

Uno de los hijos realizó transferencias internacionales por más de un millón de dólares a una compañía y esta a su vez devolvió los recursos a una cuenta ligada a la esposa del antiguo líder sindical.

Las pesquisas de la UIF apuntan a una empresa extranjera con domicilio en las Islas Caimán y con cuentas en EEUU que han recibido dinero en casas de cambio y particulares y una vez que recibe los ingresos son enviados a cuentas de inversión y desde ahí se dispersan a las cuentas de uno de los hijos y de ahí a las de Romero Deschamps.

El órgano de inteligencia financiera descubrió transferencias por una empresa (de la cual no se encontró información financiera) ligada a la Sección 29 por 117 millones de pesos que tuvo ingresos por 717 millones de pesos, de las cuales pudo deducir 583 millones y pagó impuestos por 66 millones.

Y se detectó que realizaron triangulación de recursos que pasaron por diversas cuentas del sindicato.

Se encontraron retiros de una de las cuentas principales de la agrupación petrolera a otras del mismo sindicato, así como transferencias millonarias a diversos fideicomisos, posteriormente el dinero era enviado a cientos de personas físicas.

Incluso se investiga a una mujer posible prestanombres del líder para recibir 4,3 millones de pesos que provenían de propietarios de gasolineras, la cual se identificó como ama de casa, pero en 2017 adquirió un inmueble en Polanco por 10 millones de pesos.

(Con información de El País)

Comentarios