Juez manda a volar, por el momento, obras de Santa Lucía

Mientras no tenga luz verde del INAH y no muestre estudio de impacto ambiental no podrá realizarse ninguna obra

Imagen de archivo
- Publicidad -

Un juez federal con sede en Naucalpan prohibió hoy al Gobierno, por tiempo indefinido, ejecutar cualquier obra del nuevo aeropuerto de Santa Lucía, en tanto no estén liberadas las autorizaciones y permisos en materia ambiental y arqueológica.

El juez Agustín Buenrostro Massieu, concedió una suspensión definitiva en uno de los amparos que impugnan la cancelación del nuevo aeropuerto de Texcoco, promovidos por el colectivo #NoMásDerroches.

Aunque la suspensión definitiva no prohíbe la construcción en Santa Lucía, pero sí la condiciona a dos requisitos: el visto bueno del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), que determine si en la zona existen monumentos arqueológicos que pudieran ser afectados por las obras, que está a cargo de la Dirección de Salvamento Arqueológico.

Además, la conclusión del trámite de Manifestación de Impacto Ambiental, que la Secretaría de la Defensa Nacional tramita ante la Subsecretaría de Gestión para la Protección Ambiental, la cual se encuentra en etapa de consulta pública.

El juez argumentó que la suspensión definitiva “parte de la base relativa a la protección del medio ambiente y de los bienes que sean considerados patrimonio arqueológico, histórico y/o paleontológico en la zona” en donde se pretende construir el aeropuerto.

Aclara que “no prohíbe, en modo alguno, la construcción del Aeropuerto Internacional de Santa Lucía, sino que única y exclusivamente se concede la medida cautelar para que no se ejecuten las obras relativas hasta en tanto no se cuente con el resultado favorable de los estudios indicados”.

Ahora, el Gobierno tiene 10 días hábiles para impugnar la suspensión ante un tribunal colegiado de circuito, que no tendrá plazo para resolver.

Aunque es poco probable que se dicte sentencia en este recurso antes de agosto, pues el Poder Judicial no labora la segunda quincena de julio.

En la actualidad, el proyecto de Santa Lucía está en etapa de estudios previos y no existe un proyecto de inversión registrado ante la Secretaria de Hacienda, un estudio de costo beneficio o un plan maestro, por lo que en teoría faltan varios meses para el arranque de las obras.

No obstante, la suspensión impide a la Sedena realizar incluso trabajos preliminares, pues no distingue qué tipo de obras están congeladas.

En su sentencia, el juez tomó en cuenta el reporte que le rindió el INAH sobre el proyecto de salvamento de vestigios.

El INAH había informado que la Dirección de Salvamento Arqueológico continuaba con las gestiones técnicas y legales con la Sedena para su ejecución, a efecto de contar con un instrumento legal que le brinde la posibilidad de acceder al polígono de la obra, así como contar con recursos financieros para llevar a cabo los trabajos necesarios para la recuperación y protección de los vestigios arqueológicos y paleontológicos que hay o se presumen que existen”.

Se agregó que en la zona existe una hacienda jesuita de finales del siglo XVI que “será incorporada al proyecto constructivo”.

Cabe recordar que el pasado 30 de mayo, un tribunal colegiado de Naucalpan concedió una suspensión provisional, que aún está vigente, similar a la que otorgó el juez Buenrostro, pero que fue mas detallada, al señalar afectaciones a dos parques nacionales cercanos a la base aérea. El juez que sigue ese amparo resolverá el 20 de junio si concede una suspensión definitiva.

(Con información de Reforma)

Comentarios