Juan Guaidó lidera Operación Libertad, pide apoyo a militares

Leopoldo López, tras ser liberado por Guaidó dijo “no me voy a quedar en casa con los brazos cruzados mientras el régimen de Maduro nos oprime”

Juan Guaidó y Leopoldo López. Foto: Federico PARRA / AFP
- Publicidad -

Esta madrugada, Juan Guaidó activó en Caracas una ofensiva con la que busca acabar con el régimen de Nicolás Maduro con el apoyo de las fuerzas armadas.

El presidente de la Asamblea Nacional venezolana, reconocido como mandatario interino por más de 50 países, liberó al dirigente opositor Leopoldo López de su arresto domiciliario, donde permanecía desde julio de 2017, al ser condenado a 13 años de prisión.

Ambos aparecieron, junto con un grupo de uniformados armados a las puertas de la base aérea de La Carlota, en un video, Guaidó llamó a la población y a los soldados a rodear esas instalaciones y a poner en marcha lo que considera como la fase final de su desafío al chavismo, lo cual ha denominado como Operación Libertad.

Dijo estar apoyado por “valientes soldados, valientes patriotas, valientes hombres apegados a ls Constitución” los cuales “han acudido a nuestro llamado”.

El primero en reaccionar fue el chavista Diosdado Cabello, presidente de la oficialista Asamblea Constituyente, quien llamó a una concentración en el palacio presidencial de Miraflores y advirtió “no van a poder. Ya nosotros estamos desplegados e invitamos a todo el pueblo de Caracas: vénganse a Miraflores (…) vamos a ver qué pueden hacer contra nuestro pueblo”.

El ministro de Defensa, general Vladimir Padrino López, reportó “normalidad” en los cuarteles.

El ministro de Comunicación, Jorge Rodríguez, desde Twitter afirmó que “en estos momentos estamos enfrentando y desactivando a un grupo de efectivos militares traidores que se posicionaron en el distribuidor Altamira para promover un Golpe de Estado”, y acusó que en el intento “está la “derecha golpista”.

Más tarde, Maduro tuiteó que contaba con el apoyo de los jefes militares y llamó a la máxima movilización popular.

Tras el anuncio de Guaidó, se reportaron disturbios en las cercanías de la base aérea de La Carlota.

Policías y militares arrojaron bombas lacrimógenas contra miles de manifestantes que se dieron cita en el lugar.

La sublevación tuvo repercusiones alrededor del mundo, Washington, que lidera la presión contra Maduro, manifestó de inmediato su apoyo al alzamiento militar, a través de Mike Pompeo, dijo que “Estados Unidos apoya completamente a los venezolanos en su búsqueda por la libertad y la democracia. La democracia no puede ser derrotada”.

El secretario general de la Organización de los Estados Americanos (OEA), Luis Almagro escribió en Twitter que saludaba la adhesión de militares a la Constitución.

Iván Duque, presidente colombiano, instó a los militares en Venezuela a unirse a Guaidó para que estén “en el lado correcto de la historia”.

Además, el Gobierno colombiano convocó a una reunión de emergencia del Grupo de Lima, creado en 2017 por una docena de países americanos, incluido Canadá, en busca de una solución pacífica a la crisis venezolana.

Poco después, Perú dijo que respalda plenamente al presidente interino en su lucha por recuperar la democracia en Venezuela.

Por otro lado, Cuba manifestó su “firme apoyo” a su aliado socialista Nicolás Maduro, pues “rechazamos este movimiento golpista que pretende llenar de violencia al país”.

En el mismo tenor, el presidente de Bolivia, Evo Morales, condenó “enérgicamente” el “intento de golpe de Estado”.

Ernesto Araujo, canciller brasileño calificó como “positivo” el movimiento de militares que reconocen “la constitucionalidad del presidente Juan Guaidó”.

Sebastián Piñera, presidente de Chile reiteró su “apoyo total al presidente Guaidó”.

Isabel Celáa, portavoz del Gobierno de Pedro Sánchez, presidente español, manifestó que “deseamos con todas nuestra fuerzas que no se produzca un derramamiento de sangre”.

Reino Unido se pronunció por una resolución pacífica de la crisis, pues “los venezolanos merecen un futuro mejor, han sufrido lo suficiente y el régimen de Maduro debe terminar”.

Por su parte, el presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador reiteró la postura de la no intervención y la solución pacífica de los conflictos como lo dicta la Constitución.

En ese contexto, los últimos reportes provenientes de la nación sudamericana refieren que una tanqueta arrolló a manifestantes que protestaban contra el régimen de Maduro. Aún no se precisa el número de víctimas.

(Con información de El País y AFP)

Comentarios