Japón entra en recesión, y advierten que lo peor aún no ha llegado

Foto: Kazuhiro NOGI / AFP
- Publicidad -

La economía de Japón ingresó en fase de recesión, por primera vez desde 2015, ante un retroceso de 0,9% entre enero y marzo de este año, en plena pandemia de coronavirus, de acuerdo con datos oficiales divulgados el lunes.

La tercera mayor economía del mundo ya se había contraído 1,9% en el cuarto trimestre de 2019, antes del inicio de la pandemia, como resultado del impacto de tifones y un marcado aumento en los impuestos.

La recesión ocurre formalmente cuando una economía registra dos trimestres consecutivos de retroceso, aunque en el caso japonés diversos analistas apuntan que el país aún experimentará efectos dramáticos de la pandemia de covid-19

“Tenemos la expectativa de que lo peor aún esté por llegar, con el estado de emergencia en Japón y la severidad de la pandemia entre las naciones occidentales que continúan descarrilando la economía japonesa”, dijo Naoya Oshikubo, economista senior de SuMi TRUST.

Sin embargo, el resultado del primer trimestre fue ligeramente mejor de lo esperado por analistas, que habían pronosticado un retroceso del orden de 1,1%.

Japón ha sido menos afectado por la pandemia que la mayoría de las economías avanzadas, con poco más de 16,000 casos en todo el país y alrededor de 750 muertes.

No obstante, las autoridades temían un pico explosivo, especialmente en la densamente poblada capital, Tokio, e instaron a las personas a quedarse en sus casas y cerrar el comercio.

El primer ministro, Shinzo Abe, había declarado el estado de emergencia que se levantó la semana pasada en la mayor parte del país, pero que se mantuvo en Tokio y Osaka.

“El consumo personal ha sido la principal víctima de la pandemia de covid-19, ya que el gasto de los consumidores se ha visto muy afectado por esto, debido a que las personas se quedan en sus hogares”, dijo Oshikubo.

“Pero la incertidumbre derivada de la propagación del virus también ha afectado la inversión de capital privado, en la medida en que las empresas reducen sus programas de gastos”, agregó el experto.

En un intento por mitigar los peores efectos de la crisis, Abe se ha comprometido a dar a cada ciudadano un pago en efectivo de 100.000 yenes (unos 930 dólares).

Esos pagos forman parte de un paquete de medidas de estímulo para proteger empleos, reforzar el sector médico y aliviar las dificultades de las familias trabajadoras.

-Previsiones pesimistas –

El turismo se ha reducido hasta en un 90%, la industria y el comercio se han detenido y el virus también obligó al aplazamiento de los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, que se consideraba como un impulso para la economía.

Según los detalles del informe divulgado por las autoridades económicas japonesas, el consumo privado cayó un 0,7% intertrimestral, al tiempo que el consumo de los hogares como la inversión corporativa cayeron un 0,8% y un 0,5%, respectivamente. En ese cuadro, las exportaciones japonesas se desplomaron 6% con relación al trimestre anterior.

Así, los economistas se preparan para un catastrófico segundo trimestre.

Oshikubo dijo que su organización pronostica una caída del 10,2% en el segundo trimestre, que sería el peor desempeño de la economía japonesa desde la crisis financiera de 2008.

Por su parte, Yoshiki Shinke, economista jefe del Instituto de Investigación de Vida Dai-ichi, dijo a AFP que el segundo trimestre sería “significativamente peor”, y pronosticó una caída de entre 6% y 7%.

“En cuanto a la cuestión de cuándo se recuperará la economía, todo depende de la cantidad de infectados y cuándo el virus se desvanece”, comentó.

Por su parte, Estados Unidos enfrenta una grave recesión económica a raíz de la pandemia mundial, pero no sufrirá otra Gran Depresión, y este año comenzará a recuperarse, dijo el domingo el presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell.

La principal economía del mundo era fuerte antes del brote de covid-19, que provocó el cierre de empresas en todo el país, dijo Powell.

Los datos muestran que se destruyeron más de 30 millones de empleos al cerrarse miles de empresas en todo el país con el fin de detener la propagación del virus.

Para el período de abril a junio, las cifras “serán muy, muy malas. Habrá una gran disminución de la actividad económica, un gran aumento del desempleo”, dijo Powell al programa de la CBS “60 minutos”.

Pero “hay algunas diferencias muy fundamentales” entre la crisis actual y la Gran Depresión del siglo pasado, señaló.

La economía estadounidense podría caer “fácilmente” entre un 20 y un 30% este trimestre, y el desempleo podría alcanzar entre el 20 y el 25%, pero “debería ser una recesión mucho más corta de la que se asocia con la década de 1930”.

La otra diferencia clave con aquella crisis es que, en lugar de aumentar las tasas de interés, la Fed las redujo cero y está dispuesta a estudiar nuevas formas de apoyar la economía, dijo Powell.

– Desde el tercer trimestre –

“Creo que existe una buena posibilidad de un crecimiento positivo en el tercer trimestre”, afirmó el presidente de la Fed.

Pero advirtió que puede llevar tiempo volver a la normalidad y que Estados Unidos no verá una recuperación completa sin una vacuna contra la covid-19.

“La economía se recuperará de manera constante durante la segunda mitad de este año”, pero la recuperación total “tomará un tiempo”, señaló. “Podría extenderse hasta el final del próximo año. Realmente no lo sabemos”.

“Para que la economía se recupere por completo, la gente tendrá que tener total confianza, y eso será con la llegada de una vacuna”, dijo.

La Fed redujo la tasa de referencia para prestar dinero e inyectó miles de millones de dólares en el sistema financiero y en programas destinados a apoyar pequeñas y medianas empresas y a gobiernos estatales y locales.

Powell dijo que la Reserva Federal está preparada para realizar más esfuerzos en el mismo sentido, y reiteró que se necesitará más gasto público para apoyar a los trabajadores y a las empresas para permitir que la economía se recupere.

“Si permitimos que la gente se quede sin trabajo por largos períodos, si dejamos que las empresas fracasen innecesariamente, habrá perjuicios económicos a largo plazo”, subrayó.

“La buena noticia es que podemos evitar esto si damos más apoyos ahora”. La crisis “ha llegado tan rápido y con tanta fuerza que realmente no se puede expresar con palabras el dolor que sienten las personas y la incertidumbre que reina actualmente”, destacó.

(AFP)

Comentarios