Italia concluye que Sea Watch no cometió delitos al salvar migrantes en altamar

Foto: FEDERICO SCOPPA / AFP
- Publicidad -

La justicia de la ciudad portuaria de Catania, donde el navío humanitario Sea-Watch 3 está retenido, concluyó este sábado que la ONG homónima no cometió ningún delito al salvar 47 inmigrantes de las costas libias y desembarcarlos en Italia.

La investigación realizada por la policía y los guardacostas italianos “no ha permitido establecer elementos de responsabilidad penal en el comportamiento de los responsables del Sea-Watch 3”, afirmó el fiscal de Catania, Carmelo Zuccaro.

El magistrado analizó el comportamiento de la tripulación del navío después del salvamento de 47 inmigrantes el 19 de enero, para desembarcarlos en Catania el pasado jueves.

Zuccaro consideró “justificadas” todas las acciones.

El tribunal sin embargo abrió una investigación por ayuda a la inmigración clandestina.

El dictamen de Zuccaro representa un tropiezo para el ministro del Interior, Matteo Salvini, líder de la extrema derecha italiana, quien había asegurado la semana pasada poseer pruebas de que la tripulación había desobedecido órdenes.

Matteo Salvini

La propia ONG Sea Watch había manifestado su inquietud por la elección de Catania para desembarcar a los migrantes.

“Estamos todos absolutamente convencidos de que no hicimos nada de malo. Y que hemos respetado la ley rigurosamente”, dijo el jueves Kim Heaton-Heather, jefe de misión a bordo del Sea Watch 3.

De esta forma, la conclusión del tribunal de Catania se suma a la de una corte de Siracusa, en cuyo puerto el Sea Watch 3 estuvo varias veces, y que también concluyó que la conducta de la ONG era irreprochable.

No obstante, el barco Sea Watch 3 sigue retenido en Catania a raíz de “una serie de dudas sobre la seguridad de la navegación y la protección del medio ambiente”, de acuerdo con los guardacostas italianos.

Hasta que esta cuestión no sea resuelta, el navío no podrá volver a navegar.

Uno de los migrantes recatados por el Sea Watch 3 desembarca en el puerto de Catania

La embarcación de la ONG alemana Sea Watch 3 navega con bandera holandesa y tras rescatar a los 47 migrantes el 19 de enero frente a las costas libias y buscar llevarlos a tierra en Italia, recibió la férrea oposición del vice primer ministro Matteo Salvini.

El 24 de enero dijo:

“Enésima provocación a la vista: tras pasar días en aguas maltesas, el barco holandés “Sea Watch 3″ con 47 (migrantes) a bordo se dirige hacia Italia”, escribió en su cuenta en la red Twitter. 

“Reitero que nuestra línea no cambia y no cambiará. Nadie desembarcará en Italia. Estamos dispuestos a enviar medicamentos, alimentos y todo lo que necesiten (los migrantes a bordo), pero los puertos italianos están y permanecerán cerrados”, afirmó.

Dos días después, la ONU pidió a Italia que permitiera el desembarco de los menores rescatados en el Mediterráneo por el buque “Sea Watch 3″ que había sido autorizado a refugiarse del mal tiempo en la costa este de Sicilia.

“Estos jóvenes han sufrido ya suficiente violencia y abuso durante su ruta a Italia y son particularmente vulnerables”, dijo Raffaela Milano, directora del programa italiano de la ONG Save the Children, en un comunicado.

Sin embargo, el ultraderechista Matteo Salvini, volvió a expresar su negativa a acoger a los migrantes, diciendo que los menores tenían casi 18 años y no eran niños.

Para el 27 de enero, aseguraba que los activistas habían incurrido en negligencias, “Disponemos de elementos concretos para decir que el capitán y la tripulación del ‘Sea Watch 3′ pusieron en peligro la vida de las personas a bordo, al desobedecer las instrucciones precisas de hace varios días que les requerían desembarcarlos en el puerto más cercano (¡no en Italia!)”, aseguró en Twitter.

Por la misma vía, el martes 29 enfatizó: “¿Desembarco de los inmigrantes? Solo si se encaminan a Holanda, de donde tomó su bandera el barco de Sea Watch, o a Alemania, el país de la organización no gubernamental”, dijo quien es además vice primer ministro y máximo dirigente de la Liga (extrema-derecha). “En Italia ya hemos recibido, demasiado incluso”.

Primer ministro italiano Giuseppe Conte

Fue hasta que el primer ministro Giuseppe Conte anunció, el miércoles 30, que los 47 emigrantes varados ante Sicilia en un barco de la ONG Sea Watch podrían desembarcar luego de que Italia, Francia, Alemania, Portugal, Malta, Rumanía y Luxemburgo, habían aceptado recibirlos.

(AFP)

Comentarios