Israel vuelve a las restricciones por la epidemia que debilita a Netanyahu

17 de julio de 2020. - Protestantes se dieron cinta afuera de la residencia de Benjamin Netanyahu para protestar por el manejo de la crisis sanitaria. Foto: AHMAD GHARABLI / AFP
- Publicidad -

El primer ministro israelí Benjamin Netanyahu se enfrenta a críticas cada vez más virulentas debido a la resurgencia en el país de la epidemia de covid-19, que este viernes impulsó al gobierno a restablecer restricciones.

Para “evitar un confinamiento general debido al fuerte aumento de la morbilidad vinculada con el  coronavirus”, la oficina del primer ministro y el ministerio de Salud anunciaron que la mayoría de los comercios no esenciales y lugares públicos deberán cerrar este fin de semana, y ello hasta nueva orden.

Netanyahu ha tenido que enfrentarse a muchas otras crisis, pero parece esta vez tambalearse ante la generada por la pandemia.

Según un sondeo esta semana de la Cadena 13, el 61% de los electores están “descontentos” ante su gestión de la epidemia.

Se trata de un cambio brusco, ya que las medidas muy estrictas adoptadas al inicio de la crisis le valieron al primer ministro un alza de su popularidad.

Según el centro de investigación Israel Democracy Institute (IDI), el apoyo a  Netanyahu pasó de 57,5% a 29,5% entre abril y julio.

Benjamin Netanyahu, primer ministro de Israel  

– Mea culpa –

Igual que otros dirigentes, el primer ministro israelí ha tenido que navegar entre la necesidad de volver a abrir la economía, evitando al mismo tiempo un rebrote del virus.

Pero no consigue ni lo uno ni lo otro: la propagación se vuelve a producir y las protestas contra las dificultades económicas se multiplican, pues el desempleo ha pasado de  3,4% en febrero a 23,5% en mayo (27% en abril).

El sábado pasado, miles de personas se manifestaron en Tel-Aviv. El martes hubo enfrentamientos delante de la residencia de Benjamin Netanyahu en Jerusalén.

Este ha hecho su mea culpa debido a la reapertura demasiado rápida de la economía, que ha disparado el número de contaminaciones.

Las reuniones de más de diez personas en lugares cerrados y de veinte al aire libre, están ahora prohibidas, una decisión “política” para impedir las manifestaciones, según el diputado Ofer Cassif de la Lista Unida, alianza de partidos árabes y comunista.

Para apaciguar el enfado social, el primer ministro anunció un plan de 90.000 millones de shekels (Eur 22.500 millones, USD 25.500 millones) que incluye ayudas para “todos los ciudadanos”.

– “Negligencia” –

Para Dan Ben David, profesor en la universidad de Tel Aviv, Benjamin Netanyahu es responsable de los errores en la gestión de la crisis, que evidencian su negligencia en sus 11 años de mandato.

“Al primer ministro no le importaba realmente la política interna” afirma el profesor, y agrega que la prioridad fue otorgada durante años a la seguridad, a la diplomacia y a la macroeconomía.

Las principales decisiones durante la crisis no fueron tomadas por el Ministerio de Salud, sino por Benjamin Netanyahu, entonces ocupado con su proceso por corrupción y su proyecto de anexionar zonas de Cisjordania ocupada, según los expertos.

Son crecientes los llamados para que el gobierno nombre a un responsable de la lucha contra el coronavirus. Pero según varios analistas, Netanyahu se resiste ya que ello otorgaría poder a otra personalidad.

(AFP)

Comentarios