- Publicidad -

El chiste se cuenta solo.

La Pontificia Comisión para América Latina del Vaticano (CAL) y el Consejo Episcopal Latinoamericano (Celam) han convocado a múltiples partidos políticos de toda América Latina (sin importar si son de izquierda, derecha, oficialistas o de oposición) a una inédita reunión que se basó en un pensamiento del mismísimo Papa Francisco.

Esta convocatoria que pretende llevarse a cabo entre el 01 y el 03 de diciembre en Bogotá, Colombia consistirá en mesas de diálogo que “permitan abrir caminos para lograr que nuestros pueblos vivan más en paz, que se busque el bien común, el desarrollo, la igualdad y que los gobiernos sean más justos”, según aclaró el secretario general del Celam, Juan Espinoza.

La idea surgió a partir de una frase que pronunció el Papa a través de una carta a la asamblea plenaria del CAL el año pasado que decía: “Es la hora de los laicos, pero parece que el reloj se ha parado”.

El Sumo Pontífice según se aclara, dio pie a la organización de este encuentro mediante su escrito al mostrarse crítico contra el clericalismo y ponerse a favor de la autonomía de los laicos, que dice “nunca deben ser considerados mandaderos de las obras eclesiales”.

Aunque ojo, la Iglesia no quiere que se transmita una falsa idea de que quieren meter sus manos en la política.

Más bien, aclaran que el asunto es que el católico “esté donde esté, en el partido que sea, actúe desde su fe, ese es el objetivo fundamental”.

Según piensa la Iglesia, aunque el continente americano es mayoritariamente católico se vive una “especie de doble vida entre la creencia de la mayoría del pueblo y las estructuras políticas, económicas, incluso, en el seno de las familias”.

¿Se estarán refiriendo también a la doble vida que llevan miles de Sacerdotes pederastas en todo el continente?

Al menos se admitió también que ellos tienen parte de la culpa en todo el asunto y sentenciaron que los propios pastores se han alejado, sobre todo en el ámbito político y empresarial.

El de diciembre no será un encuentro de proporciones masivas, ya que atenderán apenas a 20 personas representando a la iglesia Católica y 80 serán políticos de toda América Latina.

Aunque todavía no sabemos quien tendrá el privilegio de participar en éste nunca antes visto evento, se aclaró que “no importa a qué partido pertenezcan: de gobierno u oposición, de izquierdas o de derechas, lo importante es que sean católicos” (o cuando menos que se declaren como tales).

Seguro la propia Iglesia, que se mantiene controversial en cuanto al tema de protección a miembros pederastas (recientemente el propio Cardenal Norberto Rivera ha sido acusado ante la PGR de brindarles protección), además de mantener posturas inamovibles en temas como el matrimonio igualitario o el aborto, no quiere que ningún político que no coincida con sus añejas ideas, arruine la tertulia a medio rezo del Santo Rosario.

La propia conferencia episcopal propuso una serie de candidatos y países como México, Argentina y Brasil podrán contar hasta con ocho miembros.

¿Invitarán entre los gobiernos de Peña, Macri y Temer a puros ‘cuates’ implicados en el caso Odebrecht para que se confiesen entre ellos sus pecados?

Como admitiendo ser miembros de la misma estirpe podrida la idea según los organizadores, “es saber qué esperan los políticos de la Iglesia y qué espera la Iglesia de ellos” para según dicen,

“colaborar en común y cambiar el rostro de nuestros pueblos”.

Ahora sí que ya hasta a nosotros nos dio ilusión todo este asunto.

¿Se imaginan qué clase de divinos encuentros se podrían dar en este iluminado Congreso?

Ya morimos por una reunión del Obispo Raúl Vera con el priista Carlos Romero Deschamps, o si de plano se vale soñar: con el propio Nicolás Maduro el cual constantemente ve ‘Ángeles’ y ‘Pajaritos’ celestiales.

(Con información de Notimex)

Comentarios