Inicia (ahora sí) la guerra de precios de las gasolinas

Variación de precios por litro, entre los 16 y los 19 pesos, mientras al inicio del sexenio la Magna costaba 12.13 pesos

- Publicidad -

La competencia de precios de las gasolinas —uno de los ejes principales de la reforma energética impulsada  por el gobierno de Enrique Peña Nieto— ya es una realidad… pero enmarcada en una cuesta escarpada de costos a lo largo de su sexenio.

Tan solo el precio de la gasolina Magna, la de mayor consumo en el país, se ha incrementado un 42.7%, mientras el de la Premium ha aumentado un 50.8%, durante el gobierno peñanietista.

El monto que un automovilista tiene que pagar para llenar el tanque de 40 litros de gasolina Magna subió de 485.20 pesos en 2013 —cuando el litro costaba 12.13 pesos—, a 692.80 pesos en enero de 2018, es decir, 207.60 pesos más, de acuerdo con La Jornada.

En el caso de la Premium, de 507.60 pesos a 765.60 pesos, un incremento de 258  pesos.

Estos aumentos acompañan a la batalla de precios de los combustibles, que ya se desató desde el inicio de 2018, como parte de la liberación de costos iniciada el 30 de noviembre de 2017, luego de la implementación de la reforma energética, que se ha dado mientras transcurrieron escándalos como los presuntos pagos de sobornos de Odebrecht al exdirector de Pemex, Emilio Lozoya, y en medio del gran auge de los huachicoleros —que roban combustibles de la empresa petrolera del Estado y los venden— en diferentes entidades del país.

Así, en este arranque de año, algunas estaciones venden la gasolina Magna y Premium con precios por litro que superan los 17 y 19 pesos, respectivamente, mientras que otras ofrecen los productos en 16 y 18 pesos por litro, luego que dejaron de existir precios máximos o un precio único determinado por el gobierno.

Las empresas ahora fijan los precios en función de variables como tipo de cambio y costos asociados de transporte, almacenamiento y distribución que tengan que cubrir para que el producto llegue a sus estaciones y sea comercializado al público en general.

Ahora, habitantes de la zona de Satélite, en el Estado de México, por ejemplo, pueden elegir entre gasolineras con los emblemas de las multinacionales BP (antes British Petroleum) y Shell, y no solo las estaciones de Pemex, como antes.

A raíz de la liberación de precios, la variación se encuentra incluso entre gasolineras operadas por un mismo grupo, ya que la cotización también depende de la ubicación geográfica de cada establecimiento.

De acuerdo con la Comisión Reguladura de Energía (CRE), ahora los usuarios pueden monitorear los precios de las estaciones de servicio aledañas a su casa, negocio o trabajo para cargar en la que les venda más barato, mediante la aplicación para dispositivos móviles “Gasoapp”.

La CRE informó que el promedio nacional hasta el martes 2 de enero fue de 16.13 pesos el litro de Magna y de 17.83 la Premium.

Pemex y la Secretaría de Hacienda y descartaron incrementos abruptos en el precio de los combustibles, debido a que durante 2018 continuarán amortiguando las variaciones mediante el esquema de estímulos semanales por medio del impuesto especial sobre producción y servicios (IEPS).

Hacienda indicó que no se observaron aumentos desordenados en los precios al consumidor, ni a finales de noviembre de 2017 —cuando se flexibilizaron los precios en todo el país— ni el primero o 2 de enero de este año 2018.

Habrá que ver cómo se ubican los costos de los combustibles en los próximos meses, si estabilizados… o en medio de una nueva cuesta en pendiente.

Con información de El Universal y La Jornada

Comentarios