Inexpertas y sancionadas, las empresas constructoras del Paso Exprés

Tanto Aldesem de Grupo Aldesa como Epccor, guardan una historia de anomalías y “limitada” experiencia en la construcción de carreteras.

- Publicidad -

Las dos empresas que estuvieron a cargo del Paso Exprés de Cuernavaca, donde el pasado 12 de julio se abrió un socavón que le costó la vida a dos personas, cuentan con una historia irregular y poca experiencia, en el tema de construcciones carreteras.

Epccor que es propiedad de la familia Gutiérrez Cortina, obtuvo 12 contratos de 2012 a 2017, a pesar de contar con limitada experiencia en carreteras.

En la página oficial de la empresa se encontró únicamente un proyecto en Morelos Chiapas, además de reconstrucciones en tramos aislados de las carreteras La Paz-Los Planes-Ensenada de Muertos y Los Barroles-El Cardonal.

A pesar de esto, en los últimos cinco años, la empresa ha obtenido contratos que ascienden a un total de mil 334 millones 976 mil 556 pesos, sin tomar en cuenta la carretera en Morelos.

La Auditoría Superior de la Federación (ASF) informó desde el pasado 14 de julio que se habrían registrado irregularidades en la construcción de la autopista por más de 270 millones de pesos.

Se ordenó al Órgano Interno de Control de la SCT que investigara y en todo caso iniciara el “procedimiento administrativo por los actos u omisiones de los servidores públicos que instruyeron a la empresa contratista a la que se adjudicó el contrato de obra pública”.

Los dueños de Epccor son los hijos de Juan Diego Gutiérrez Cortina, propietarios de Gusta Infraestructura, empresa que fue inhabilitada desde el 2007 por actuar de forma negligente en las obras de reparación de la Autopista del Sol, don hubo un retraso de más de mil días en los trabajos y se recibieron pagos indebidos.

Es sabido que los Gutiérrez Cortina decidieron abrir Epccor para evadir la sanción de Gusta y poder continuar recibiendo contratos del gobierno para obras de gran importancia.

Por el otro lado Aldesem, forma parte de Grupo Aldesa, una de las constructoras más grandes de España  que llegó a nuestro país en 2008.

La compañía ha estado involucrada en obras como la Autopista Durango-Mazatlán, la cual presenta desperfectos en puentes y túneles, la carretera Chalco-Cuautla, los túneles de la autopista Durango-Mazatlán, los de la autopista Toluca-Naucalpan y en algunas modificaciones de la autopista Siglo 21.

Entre los años 2012 y 2017, la empresa española se hizo con 21 contratos del gobierno federal (dos de cada cinco con la SCT), además de conseguir este año uno de mil 242 millones 171 mil 349 pesos por la “Construcción del Edificio de la Torre de Control de Tráfico Aéreo del Nuevo Aeropuerto”, esta obra la ganó en convenio con Jaguar Ingenieros Constructores, de acuerdo con los datos de Compranet.

(con información de El Universal)

Comentarios