Incongruencia: PRI promueve reformas al fuero pero protege a legisladores duartistas

Impone cláusulas para proteger a Tarek Abdalá y Alberto Silva, exfuncionarios del Gobierno de Veracruz acusados de desviar millones de pesos cuando Javier Duarte estuvo al frente de la Administración

- Publicidad -

Esta semana el PRI presentó una iniciativa para eliminar el fuero constitucional a funcionarios públicos.

También, aprobó reformas al artículo 11 de la Ley Federal de Responsabilidades de los Servidores Públicos, para descartar empates en la Sección Instructora que resuelve los casos de desafuero, lo cual ha ocurrido durante la legislatura actual.

Con dicha reforma, se modificó la conformación de la Sección Instructora, que ahora estará integrada por cinco legisladores, en lugar de cuatro.

Sin embargo, no cabe duda que el subconsciente los traiciona, pues movieron sus piezas para evitar que la reforma se aplique a los casos que aún están en discusión, particularmente el de Antonio Tarek Abdalá, extesorero de Javier Duarte, y Alberto Silva, excoordinador de comunicación social del Gobierno veracruzano, ambos señalados de desvíos millonarios durante la administración duartista.

El dictamen se aprobó por unanimidad con 310 votos a favor, sin embargo, también se estableció que iniciará la vigencia de la ley a los 90 días siguientes a su publicación en el Diario Oficial de la Federación.

“(…) los procesos que se encuentren en curso de la Sección Instructora de la LXIII Legislatura de la Cámara de Diputados, continuarán su desahogo conforme al acuerdo de su integración publicado en el Diario Oficial el 11 de marzo de 2016”, acordaron.

El perredista Agustín Basave criticó la aprobación del dictamen y lamentó la falta de congruencia en las propuestas (y promesas) del tricolor.

“Es evidente que quien propuso esa postergación es el PRI, y es evidente que intenta proteger en particular a uno de los integrantes de su bancada. Por eso no estamos de acuerdo (…) el tema de este dictamen es el fuero, el fuero que tanto se ha discutido y en torno al cual tantas propuestas demagógicas se han hecho”, afirmó.

No obstante, el tricolor y sus secuaces repitieron la operación y volvieron a imponer su mayoría, por lo que el dictamen se aprobó y se turnó al Senado, donde aún quedan por lo menos cinco sesiones, para que se apruebe antes del fin de periodo, y pase al Ejecutivo federal.

(Con información de Reforma)

Comentarios