Incompleto y con dudas arranca este miércoles el Sistema Nacional Anticorrupción

Falta que se designe al Fiscal, así como a los magistrados especializados para sancionar a funcionarios y particulares que caigan en actos de corrupción.

- Publicidad -

Esta semana se pone en marcha de forma oficial el Sistema Nacional Anticorrupción (SNA), que ha estado plagado de polémica desde su concepción.

De entrada, el ambicioso proyecto inicia este miércoles sin una cabeza visible en la figura del Fiscal Anticorrupción que aún no ha sido designado, ni tampoco se encuentran listos los 32 sistemas a nivel local, por lo que varias organizaciones sociales han levantado la voz para exigir que se fortalezca el SNA pero, en especial, que se cuente con una fiscalía que pueda operar de forma completamente autónoma y verdaderamente independiente de los partidos políticos.

La reforma constitucional en el 2015 que permitió crear al SNA, representó un avance histórico en la lucha contra la corrupción en un país que pierde hasta el 10 por ciento de su Producto Interno Bruto por este problema, ya que consolidó por primera vez la creación de mecanismos para detectar, denunciar y sancionar cualquier acto ilegal por parte de un servidor público.

También se fortaleció a la Auditoría Superior de la Federación (ASF), para que pudiera realizar exámenes fiscales en tiempo real (cosa que no sucedía antes), además de obligar a los funcionarios a hacer públicas sus declaraciones patrimoniales y de intereses.

A raíz de los diversos escándalos de corrupción que marcaron a la administración de Peña Nieto, como la Casa Blanca de su esposa y las acusaciones en contra de diversos gobernadores como Javier y César Duarte del PRI, el gobierno se vio obligado a centrar su agenda legal en el combate a la corrupción.

Sin embargo, una vez que se tuvo el complejo proyecto de siete leyes y se logró su aprobación, comenzó el calvario para hacerlo realidad, sumándose nuevas dificultades a cada paso del camino.

Este miércoles arranca un Sistema que desde su concepción ha sido plagado de cuestionamientos, además de ataques políticos en contra de los ciudadanos que forman parte del mismo, encima negándoles los recursos que se necesitan para garantizar una óptima operación.

La directora de la Red por la Rendición de Cuentas (que engloba a alrededor de 80 organizaciones académicas, públicas y sociales) Lourdes Morales, informó que se encuentran pendientes los nombramientos de los magistrados del Tribunal Federal de Justicia Administrativa, quienes se encargarán de imponer las sanciones ante los delitos de corrupción que se cometan.

“El sistema entra en un contexto altamente politizado, complejo, de fin de sexenio, con elecciones en puerta y con nombramientos pendientes, pero a pesar de todo hay suficientes contrapesos e instituciones que están haciendo lo necesario para operar”, declaró Morales al diario español El País.

Otra de la piezas clave que aún no están puestas, es el nombramiento del fiscal especializado, ya que aunque se entrevistaron a 32 candidatos y el Senado tuvo dos años para designar el puesto, no se actuó con transparencia sino más bien con claros intereses políticos, según acusan organizaciones como Fundar y Mexicanos contra la Corrupción.

Pero a pesar de no contar ni con el fiscal ni con magistrados, el SNA puede comenzar operaciones, ya que sólo son dos piezas dentro de un sistema más integral, explica Eduardo Bohórquez, director de Transparencia Mexicana.

“El énfasis no es que esté incompleto o no, lo que importa es que dé resultados y con lo que se tiene se puede dar resultados”, aseguró Bohórquez.

Otro de los temas que quedan pendientes y que resultan fundamentales en el nuevo SNA, son los 32 sistemas locales anticorrupción, que tampoco podrán iniciar labores de forma completa.

No todas las entidades cumplieron en tiempo y forma para aprobar leyes que les permitiera tener un fiscal y órganos que emulen al Sistema Nacional, ya que no hubo discusión pública ni apoyo suficiente de parte de la ciudadanía.

“En donde se han hecho los cambios se han nombrado a personas cercanas a los gobernadores o a través de negociaciones político partidistas, lo que rompe los contrapesos que se quieren generar”, aclaró Lourdes Morales, quien es experta en temas de transparencia.

La presidenta del Comité de Participación Ciudadana del SNA, Jacqueline Peschard declaró que a pesar de que llevan cinco meses operando, apenas comenzarán a recibir los recursos necesarios para montar la estructura necesaria que les permita combatir a la corrupción en México.

Peschard, quien fue titular del Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (INAI), aclara que el gran reto es lograr que el Sistema esté coordinado y tenga “relación constante en los distintos tramos de combate a la corrupción.”

Aunque lo ideal sería que el SNA estuviera operando con todas sus piezas, la realidad es que con lo que se cuenta hoy ya existen áreas que pueden ir trabajando mientras se nombran los puestos faltantes.

Peschard dice también que con los avances del SNA hasta ahora, se podría procesar de manera severa y contundente a los ex gobernadores acusados de corrupción.

Sin embargo, detalla que es muy importante que los procesos estén bien llevados y se hagan las averiguaciones previas adecuadas, por lo que recalcó que debe haber completa autonomía e independencia al momento de realizar las investigaciones.

(Con información de El País)

Comentarios