El IMSS pide a derechohabientes ser pacientes mientras se normaliza el servicio

José de Jesús Arriaga Dávila, director de Prestaciones Médicas, explicó que día con día se avanza en la revisión de las instalaciones dañadas por el sismo.

- Publicidad -

Paciencia es lo que pide el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) a sus derechohabientes, mientras se trata de normalizar el servicio en las  Unidades de Medicina Familiar (UMF), que se vieron afectadas tras el terremoto del 19 de septiembre pasado.

José de Jesús Arriaga Dávila, director de Prestaciones Médicas, explicó en una entrevista que día con día se avanza en las labores de revisión de las instalaciones dañadas, para determinar si deben ser rehabilitadas, el cual es el caso de la Clínica 21 en la colonia Balbuena.

A través de las carpas que han sido instaladas en los estacionamientos de las unidades, se han atendido urgencias y se recetan medicamentos a quienes lleven su protocolo impreso o se les brinda la medicina de una receta resurtible.

El médico señalo que los derechohabientes se han mostrado comprensivos en ese sentido pues han “entendiendo la situación que está pasando la propia ciudad, la propia institución; hemos sido muy bien tratados por los derechohabientes, y que tengan la seguridad que nunca vamos a estar laborando o exponiéndolos en un edificio que pudiera tener algún riesgo”.

Además, indicó que en el caso de las instalaciones deban ser inhabilitadas, se les enviarán a clínicas cercanas, y los avisos serán colocados en las UMF.

En el caso, por ejemplo de la clínica número 21, que contaba con 32 consultorios y atendía a 145 mil derechohabientes, la unidades 10, 30 y 45 se repartirán de forma temporal.

Arriaga resaltó que se está buscando “dentro de las propias instalaciones del IMSS para que, de manera inmediata, podamos construir en forma transitoria al menos unos 20 o 25 consultorios, de tal manera que estos pudieran estar listos a finales de la próxima semana”.

Tanto en la CDMX como en el Estado de México, Puebla y Morelos, se han contabilizado ocho clínicas fuera de servicio, sin embargo hasta que se tenga el dictamen definitivo se sabrá si se deben rehabilitarse o en todo caso demoler.

Aclaró que se buscarán técnicas modernas de reconstrucción para que los derechohabientes puedan regresar a sus clínicas en el menor tiempo posible y de forma segura.

Por otro lado, Patricio Caso, director de Administración del IMSS dijo que la mayoría de la infraestructura continua dando servicio.

(con información de Excélsior)

Comentarios