Impone crimen organizado medidas contra COVID-19

Un autobús de pasajeros que tiene como destino el municipio de Huitzuco sale de la ciudad de Iguala. (Imagen de archivo)
- Publicidad -

En diversas entidades de la República, el crimen organizando está imponiendo medidas para enfrentar la pandemia de COVID-19.

En pueblos y comunidades de media docena de Estados, definen “toques de queda”, sanciones a quienes no los acaten (levantones o palizas) e incluso ofrecen préstamos de dinero y despensas a quienes lo necesiten.

Tal es el caso de Guerrero.

En el municipio de Iguala, hay mantas con amenazas de levantar a quienes salgan de sus casas.

En Teloloapan, jóvenes fueron tableados por integrantes de un grupo criminal por estar en la calle y no cumplir con la instrucción de quedarse en casa.

En Tecpan de Galeana, convoyes de camionetas con hombres armados patrullan las calles para vigilar que se cumpla con la cuarentena.

En localidades de Arcelia, Tlapehuala, Pungarabato, San Miguel Totolapan y Ajuchitlán del Progreso, en la región de Tierra Caliente, han cerrado accesos a comunidades y esto ha derivado en la suspensión del servicio de transporte público, el cese de taxistas y la cancelación de viajes en las líneas de autobús de las empresas Estrella Blanca y Estrella de Oro.

Asimismo, los traslados de Ciudad Altamirano a Chicago, Estados Unidos, también se cancelaron hasta nuevo aviso.

En Sinaloa, circulan videos en los que integrantes del Cártel de Sinaloa amenazan a quien no acate las medidas de contingencia por la pandemia: No es juego”, se les escucha decir. A la par de que advierten que serán detenidos y hasta multados si incumplen la cuarentena.

Hay registros de que en Morelos, Sinaloa, Tamaulipas, Jalisco, Guanajuato y Chihuahua el crimen organizado ha entregado despensas a los pobladores.

A Nemesio Oceguera, del Cartel Jalisco Nueva Generación, se le atribuye la distribución de al menos 2 mil paquetes con víveres en las localidades jaliscienses de Cihuatlán, Villa Purificación, Cuautitlán de García Barragán, Autlán, Casimiro Castillo y Tenamaxtlán.

Y, por si esto fuera poco, hay reportes de que, al menos en el caso de Sinaloa, los detenidos argumentan estar contagiados de coronavirus para evitar ir a prisión.

En otras zonas, instalan supuestos cercos sanitarios sin que la Federación haga nada.

(Con información de Reforma)

Comentarios