Hormigas frenan la construcción de la fábrica de Tesla en Alemania

Brandeburgo, Grünheide. Autos eléctricos Tesla en el área donde se construirá la planta de la compañía de Elon Musk. Foto: Patrick Pleul/dpa-Zentralbild/ZB
- Publicidad -

Los coches eléctricos Tesla se han visto frenados por… hormigas. El fabricante, que abrirá una fábrica cerca de Berlín en 2021, comenzó el jueves a preparar el terreno del sitio, pero se enfrenta al deber de proteger la fauna.

El gigante estadounidense acaba de entrar en una carrera contrarreloj, pues sus obligaciones de conservar especies locales amenazadas, especialmente hormigas, pájaros y murciélagos en hibernación podrían llevar tiempo.

Tesla recibió luz verde el mes pasado para construir su primera fábrica en suelo europeo situada en Grünheide, en la región de Brandeburgo, limítrofe con Berlín.

Pero, según el periódico Süddeutsche Zeitung, el fabricante automovilístico debe ahora desenterrar numerosas colonias de hormigas con ayuda de “palas y pequeñas excavadoras” para reubicarlas más lejos.

Tesla igualmente prometió establecer 400 nidos en la región, pues la deforestación dejará sin sus nidos a un cierto número de aves.

Los pájaros regresaran para anidar en los árboles a partir de marzo, y los murciélagos están preparados para salir de su hibernación y empezar a copular más o menos en la misma época, precisa por su parte el diario Tagesspiegel.

La Unión Alemana para la Conservación de la Naturaleza y la Biodiversidad (NABU) advirtió el mes pasado que no sería fácil desplazar en particular a los murciélagos.

Brandeburgo espera mucho de la llegada de Tesla, que prometió miles de empleos de calidad, a cambio de ventajas como subvenciones públicas o un precio inmobiliario más bajo que el del mercado.

La fauna no es el único obstáculo al que se enfrenta Tesla. El mes pasado, las autoridades desactivaron siete bombas de la II Guerra Mundial que fueron halladas en el lugar de la futura fábrica.

Las bombas eran de tamaño más bien pequeño y fueron lanzadas por la aviación estadounidense durante la última gran guerra, aseguró la policía.

Casi 75 años después de la conflagración, Alemania está salpicada de bombas que no estallaron y que a menudo fueron enterradas durante trabajos de construcción.

Esta será la primera “Gigafactoría” de la firma estadounidense en Europa.

Tesla espera empezar a construir el modelo Y SUV y el Modelo 3 sedan para 2021, de los que espera producir 500 mil unidades por año.

Aunque autoridades locales y residentes han dado la bienvenida a la creación de miles de trabajos en la región, el proyecto ha generado polémica por su ubicación en una zona boscosa.

Los críticos alegan que la deforestación prevista dañará a la fauna y la flora local y podría poner en peligro al suministro de agua potable.

Docenas de personas protestaron durante enero contra la llegada de Tesla.

El presidente de la empresa, Elon Musk, recurrió incluso a la red Twitter para rebatir las críticas.

“¡Parece que hay que aclarar algunas cosas!”, tuiteó el multimillonario.

Sobre el consumo de agua, que según los críticos de la planta llegará a unos 300 m3 de agua por hora, Musk dijo que solo será puntualmente y no “todo el tiempo”.

También adujo que el bosque no es natural, sino que se trata de una zona reforestada.

“Se plantaron los árboles para hacer carbón y solo se utilizará una pequeña parte” para la planta, explicó.

(AFP)

Comentarios