Con hachas y fuego, los vikingos se apoderan de un puerto británico

Foto: ANDY BUCHANAN / AFP
- Publicidad -

Los vikingos han vuelto a desembarcar, ahora en el festival organizado en Lerwick, ciudad portuaria de las islas Sheltand, un archipiélago británico situado entre el norte de Escocia y Noruega.

Bajo el nombre de “Up Helly Aa”, o “fiesta del fuego”, este acontecimiento es una celebración de las raíces escandinavas de estas islas conquistadas por los vikingos en el siglo IX y que durante seis siglos fueron noruegas antes de que los escoceses tomasen su control en 1472.

El festival, organizado cada año en el último martes de enero desde finales del siglo XIX, culmina con un desfile de varios cientos de personas disfrazadas de guerreros vikingos, con hachas y escudos.

Al final, se prende fuego a un barco con cabeza y cola de dragón especialmente fabricado para la ocasión.

“Es muy importante para los habitantes de las islas Shetland y de Lerwick en particular poder celebrar este festival”, dice a la AFP uno de sus organizadores, John Nicolson.

“Aquí estamos realmente impregnados de la historia vikinga”, agrega.

Nicolson, de 48 años, es uno de los principales personajes del festival este año: representa al “Guizer Jarl”, el jefe vikingo encargado de liderar una escuadra de guerreros.

“He estado esperando este momento durante 13 años”, dice este decorador autónomo que forma parte desde hace años del comité organizador del evento.

El jefe viste la misma armadura -que incluye casco, coraza, escudo, hacha, daga y cinturón- cada año.

Pero, en un secreto muy bien guardado, elige el diseño de sus otras prendas y las de su equipo, representando cada vez a un personaje diferente de las historias de las sagas nórdicas.

Casco vikingo

Ser Guizer Jarl “es un gran privilegio”, afirma música y bailes.

Nicolson, que no se pierde el festival por nada del mundo, ya nieve o truene. “No lo aplazamos en función del tiempo”, explica. “Pase lo que pase, continuaremos”.

La fiesta se prolonga hasta el amanecer con música y bailes.

(AFP)

Comentarios