Guerra comercial perjudicó a consumidores de EEUU, según estudio

Foto: MANDEL NGAN / AFP
- Publicidad -

La economía y los consumidores de Estados Unidos son los principales perdedores de la guerra comercial librada por el gobierno de Donald Trump con socios clave del país, afirma un estudio de economistas de la Reserva Federal de Nueva York y  de las Universidades de Princeton y Columbia.

Esta conclusión contradice afirmaciones del presidente de que los aranceles punitivos sobre las importaciones estadounidenses no tienen impacto en la economía del país.

Trump estimó incluso que estas tasas se traducen en miles de millones de dólares que fluyen hacia las arcas del Estado.

“Globalmente, utilizando métodos económicos estándar, llegamos a la conclusión de que el impacto de los impuestos aduaneros es soportado exclusivamente por los consumidores estadounidenses”, escribieron Mary Amiti, Stephen Redding y David Weinstein, que difundieron su trabajo dos días antes de que el Departamento de Comercio publique, el miércoles, las cifras del déficit comercial para todo el año pasado.

En 2018, la administración de Trump impuso aranceles que oscilaban entre el 10% y el 50% sobre un total de 283 mil millones de dólares de importaciones estadounidenses.

En respuesta, los socios comerciales de Estados Unidos, particularmente China, tomaron represalias con aranceles que promediaron el 16% sobre unos 121 mil millones de dólares de exportaciones estadounidenses.

Esta guerra arancelaria condujo a Estados Unidos a su primer episodio de política proteccionista “a gran escala” desde la Gran Depresión de la década de 1930, observan los economistas, señalando que estas tensiones cuestionan el futuro de la integración del comercio internacional.

“Aunque los efectos a largo plazo aún no se han determinado, durante 2018 Estados Unidos experimentó aumentos sustanciales en los precios de los bienes intermedios y productos terminados, cambios significativos en su red de líneas de producción, una disminución en las variedades importadas (de productos) y el aplazamiento de los derechos de aduana sobre los precios internos de los productos importados”, resumieron.

Los economistas citaron como ejemplo el aumento significativo de los precios de las lavadoras.

Hacia fines de 2018, estimaron, “los aranceles han costado a los consumidores y empresas importadoras de Estados Unidos un monto adicional de 3 mil millones de dólares por mes y unos 1 mil 400 millones de dólares por mes en pérdidas económicas asociadas”.

Añaden que el efecto negativo es, sin duda, mucho mayor en la economía más grande del mundo.

Su estudio no toma en cuenta el impacto de la gran incertidumbre creada por la guerra comercial, que ha desanimado a los inversores y ha sido sancionada en los mercados financieros.

(AFP)

Comentarios