Grita #8M

- Publicidad -

Grita.

Que la resistencia siga para que nunca un presunto violador se convierta en Gobernador. 

Para que dejen de asesinar a 10 mujeres al día. 

Para que no nos violen, para que no nos abusen sexualmente, para que no nos desaparezcan. 

Para frenar la violencia doméstica que tan solo durante los meses de la pandemia ha aumentado en cerca de 8 por ciento. 

Para que no les perdamos la pista a esas siete niñas que en promedio desaparecen al día. 

Pero grita también para que los varones dejen de ganar un estimado de 18.5 por ciento más que nosotras. 

Para que las autoridades, en momentos de crisis, como la que actualmente estamos viviendo, nos den el lugar que nos corresponde. 

¿O dónde ha estado la secretaria de Educación cuando las mujeres trabajadoras nos partimos en pedacitos para atender las clases a distancia, al mismo tiempo que desempeñamos nuestras actividades laborales y domésticas en medio de la pandemia? 

¿Acaso ha pugnado porque los horarios y las actividades sean, si bien eficaces para el aprendizaje de nuestros hijos, más flexibles para nosotras? 

¿Qué me dicen de la secretaria del Trabajo? 

¿Ha buscado conciliar salarios u horarios con los patrones para que sean más tolerantes con nuestras jornadas? 

¿A poco no se han percatado de que estamos jugando todos los roles y que hemos multiplicado el tiempo de por sí excesivo que dedicábamos al cuidado de la casa y los hijos? 

¿En serio piensan que es coincidencia que 5.7 millones de mujeres se quedaran sin trabajo en la emergencia sanitaria? 

Si vas a gritar, que no se te olvide esto. 

Grita también por la indiferencia de los legisladores que en pro” de la calidad ambiental desaparecieron los tampones de los estantes acusándolos de ser dañinos, pero aplaudieron la nueva ley eléctrica que promueve el uso de combustibles más contaminantes. 

Esos que, para sustituirlos, nos sugirieron usar una copa menstrual” a pesar de que hay cientos de miles de hogares sin agua potable y a pesar de que ese producto no cuenta siquiera con la aprobación de la autoridad sanitaria. 

Los que hicieron oídos sordos a la propuesta de retirar el 16% de IVA a los productos de higiene relacionados con la menstruación, pero se apresuran a aprobar lo que diga su dedito”.

Grita por todo eso. 

Deja de montarte solo en la ola de los casos más emblemáticos” para ganar likes” o seguidores”.

Deja de creer que si tu jefe te llama la atención por incompetente, es equivalente a acosarte. 

Deja el romanticismo de lado y no creas que una a” o una e” al final de todas las palabras va sensibilizar a los machines. 

Desvirtúas así el movimiento y le das herramientas a los que nos llaman fakeministas”. 

Grita, no sólo en las redes sociales y no sólo a los gobernantes. 

Grítale a tu padre, a tu hermano, a tus hijos y a tu marido. 

Grita no sólo hoy, sino todos los días. 

Porque no sólo nos están violando y matando, sino también humillando y denostando. 

Recuerda que los grandes cambios empiezan con pequeñas acciones. 

Despierta el respeto, pero también genera empatía. Hazlo ya. No lo dejes pasar. 

Comentarios