- Publicidad -

Cada vez existen más escritores y cada vez existen menos voces críticas entre sus filas. Existen más voces críticas en la web, es cierto, pero precisamente en ese oficio donde el razonar con la palabra es indispensable, no. Cada escritor de valía pone en su lugar a las palabras pero también las re significa. ,”Chillen putas” decía Octavio Paz al referirse a  ellas.

Hacer de la literatura una forma de vida tiene sus consecuencias .

En un ambiente donde la cortesía se ha confundido con la cortesanía y la crítica literaria se ha convertido en un engrane más del mercado de libros, razonar en la plaza pública con el timón de la crítica es algo poco frecuente.

Por ejercer la crítica Octavio Paz y su grupo dejaron el periódico Excélsior y la revista Plural. Por no ejercerla otro grupo de escritores se apoltronaron en las oficinas del antiguo Plural convirtiéndolo en “una caricatura” a decir de Paz y vivieron felices bajo el resguardo de buenos cheques y otras canonjías. Por ejercer la crítica José Revueltas conoció la cárcel y algunos de sus amigos por abjurar de él tienen un lugar en la Academia que les garantiza una pensión de por vida.

Doblar el espinazo o alzar la voz tiene sus consecuencias.

Juan Goytisolo fue un Intelectual heterodoxo, independiente, y fue ninguneado como pocos por su visión crítica de la política y la literatura; de la sociedad y la Academia.

Para Goytisolo quien falleció a los 86 años el pasado 4 de junio en Marrakech al “poder arrasador del mercado” y los inciensos de la Academia habían limado uñas y dientes a los escritores. Los habían convertido en “literatos” ansiosos por construir una carrera y un camino para alcanzar una cómoda jubilación.

Pero a Juan Goytisolo le importaba más el amor por la verdad, razonando en voz alta, que la verdad sospechosa. Sabía, como su amigo Octavio Paz, que para ejercer la crítica debía aprender a ser impopular.

Uno de los mejores y más accesibles acercamientos para conocer cómo Goytisolo ejerció la crítica es su discurso al recibir el Premio Cervantes.  Frente a la Academia y la Corona española hizo una crítica feroz a quienes estaban más empeñados en encontrar los huesos del autor de El Quijote como una reliquia religiosa que en documentar las penurias y el ninguneo que padeció Cervantes por parte de los escritores de entonces afincados en la corte y de una Corona insensible e ignorante.

Que no descanse en paz Juan Goytisolo. Que sus palabras a través de sus libros nos sigan inquietando.

Comentarios