Gobierno priista de Coahuila paga más de 25 mdp por autos blindados

- Publicidad -

A menos de un año de iniciar la nueva Administración, el Gobierno de Coahuila, a cargo del priista Miguel Riquelme, gastó más de 25 millones de pesos en la compra de ocho camionetas blindadas.

Así lo refiere información del portal de Transparencia del Gobierno del estado que, a partir de una solicitud presentada por el diario El Universal, dio detalle de los contratos que se han suscrito para ese fin: cuatro con la empresa Transportadora de Protección y Seguridad S.A. de C.V. y cuatro con la compañía Automall S.A. de C.V.

Cada vehículo tiene un valor promedio de 3.2 millones de pesos.

El total del gasto del Gobierno asciende a 25 millones 706 mil 424.66 pesos.

Tres de las camionetas blindadas se asignaron a la oficina del mandatario estatal, dos a la Secretaría de Gobierno, una a la Fiscalía General, una a la Secretaría de Seguridad Pública y otra a la de Finanzas.

El Gobierno no quiso revelar más detalles, argumentando que se trataba de “bienes adquiridos para usos de funcionarios de primer nivel encargados de tareas de seguridad pública”.

Sin embargo, el secretario de Finanzas (en caso de que la camioneta haya sido para él), no tiene funciones de seguridad pública.

Las primeras cuatro camionetas fueron adquiridas en enero de 2018, un mes después del inicio de la administración de Riquelme, según información del portal de Transparencia del Gobierno estatal; en marzo fueron compradas otras dos unidades blindadas; y en mayo se adquirieron dos vehículos más.

El costo de estos vehículos ha sido mayor que lo que la Secretaría de Desarrollo Económico destinó a ciencia y tecnología en todo 2017 (13.7 millones de pesos) o al rubro de transporte (10.2 millones) e inclusive más de lo que se pagó de comisiones de la megadeuda (17.4 millones) y también más que lo que se gastó en 2017 en materiales y suministros para seguridad (17.5 millones), según datos de la cuenta pública.

No obstante, para Adolfo von Bertrab Saracho, consejero ciudadano del Sistema Estatal Anticorrupción, la cifra de camionetas blindadas no es alta para un estado como Coahuila donde se mantienen los altos índices de violencia e inseguridad.

“No lo veo mal. Desconozco la cifra y el uso para quién, pero creo que las condiciones del país así lo requieren. Venimos de un proceso electoral violento, el escatimar en eso no es correcto, soy de la idea de que todas las precauciones que se puedan tomar son válidas. Hay que justificarlo, pero para un estado tan grande, inmiscuido en un problema nacional y siendo frontera, no es exagerado”, aseguró.

(Con información de El Universal)

Comentarios