El gas LP se suma a la escalada de precios

Consumidores también resienten aumentos “no oficiales” en tortilla y gasolinas

- Publicidad -

A los incrementos “no oficiales” pero tangibles para el consumidor, de los precios de la tortilla —que en algunos estados ha llegado hasta los 17 pesos por kilo— y de las gasolinas —que alcanza hasta los 19 pesos por litro—, se suman aumentos al gas LP, el combustible que se usa en 7 de cada 10 hogares en México.

Tan sólo en un periodo de 15 días, el precio de gas licuado de petróleo se incrementó un 7.1%, de acuerdo con un ejercicio realizado por el periódico La Jornada en la Ciudad de México.

En dos semanas, el costo por kilo aumentó de 18.66 pesos a mediados de diciembre (precio ponderado en la Ciudad de México) a 20 pesos a partir de enero.

Durante 2017, el precio ponderado del gas LP en cilindro subió 27.4% en la capital del país, al pasar de 14.64 pesos por kilogramo en enero, a 18.66 pesos en diciembre, según cifras de la Comisión Reguladora de Energía (CRE).

Sin embargo, empresas gaseras en CDMX, como Gas Nieto Express y Gas Uribe, venden actualmente el litro en cilindro entre 19.99 y 20 pesos.

En lo que va del sexenio de Enrique Peña Nieto, el precio del gas LP se ha incrementado 45.3%, pues según  cifras de Pemex el promedio ponderado nacional del litro en cilindro subió de 12.94 pesos durante 2013 (el primer año de la administración actual) a 18.81 pesos a mediados de diciembre de 2017.

En el caso del gas estacionario, el precio ponderado nacional registrado por la CRE pasó de 8.10 pesos por litro en enero de 2017 a 10.12 en diciembre del mismo año, un incremento de 2.02 pesos por litro o del 25%.

No obstante, el miércoles, la empresa Gas Regio ofrecía el gas LP para tanque estacionario en 10.49 pesos, mientras que Gas Metropolitano lo vendía en 10.35 pesos por litro; Gas Nieto Express en 10.80 y Grupo Uribe en 10.37 pesos.

La Secretaría de Energía reporta que la demanda de gas LP ha disminuido alrededor de 1.5% en años recientes, principalmente por la competencia con el gas natural.

De 2005 a 2015, el consumo de gas licuado de petróleo cayó a una tasa anual de 1.2%, debido a un menor uso del combustible en los sectores residencial, servicios , autotransporte, industrial, petrolero y agropecuario.

La CRE explica que, a partir de la liberación de los precios, el 1 de enero de 2017, el costo que ahora pagan los consumidores finales se integra por los mayoristas, los costos de logística y el margen de distribuidores.

Con información de La Jornada

Comentarios