El futuro del TLCAN y Turquía

11 de julio 2018. El presidente turco Recep Tayyip Erdoğan y Donald Trump, entre ellos, Emmanuel Macron. Foto: Kayhan Ozer / Anadolu Agency
- Publicidad -

En las últimas semanas las negociaciones para renovar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte, (TLCAN o NAFTA por sus siglas en inglés), han venido avanzando a marchas forzadas por parte de funcionarios del Gobierno saliente de Enrique Peña Nieto y sus pares norteamericanos. Al mismo se han sumado también como asesores diversos grupos de empresarios de ambos lados, así como un negociador designado por el presidente electo de México.

El todavía secretario de comercio Ildefonso Guajardo dirige al equipo mexicano en las mesa de discusiones y la versión oficial es que estas avanzan, pero cada vez que se topa con los periodistas que cubren la fuente les dice que ya merito, que es cuestión de días para que el tema se resuelva, sin soltar mayor prenda, lo que provoca el surgimiento de diversas especulaciones tanto aquí como allá.

Falta también ponerse de acuerdo con los canadienses quienes han sido últimamente objeto del ya conocido “bullying” del presidente Trump, pero que no han querido dar su brazo a torcer frente a las condiciones ventajosas que los estadounidenses pretenden.

Para el equipo del presidente Peña el tema es prioritario pues el poder concluir el acuerdo antes del primero de diciembre podría significar el marcharse con un mejor sabor en la boca y ganar un mínimo de reconocimiento para su devastada popularidad. Para el Gobierno de Trump el tema cobra relevancia pues es parte de su estrategia frente a las elecciones intermedias en el Congreso norteamericano que ya se avecinan.

Pero ¿qué pasaría si las negociaciones se estancaran y no se lograra un acuerdo en principio? La respuesta es obvia pero conviene ahondar un poco en ella. Nos encontraríamos frente a una situación de enfrentamiento con nuestro vecino del norte y seguramente el peso se devaluaría de forma inmediata en una proporción nada favorable para México, aunque ello abaratara nuestras mercancías de exportación en el exterior.

Trump ha declarado una guerra comercial abierta contra muchos países. China, la Unión Europea y en las últimas semanas también contra Turquía. El presidente turco Recep Tayyip Erdoğan, no obstante gozar de una amplia popularidad en su país, se ha enfrentado a la Unión Europea por la cuestión de los inmigrantes y por temas económicos también. A pesar de ello el también conocido como el Sultán Erdoğan no se ha amilanado y con todo y la crisis financiera que Turquía atraviesa y que ha provocado una devaluación de la lira turca en más de un 40% en los últimos meses, ha hecho fuertes declaraciones en contra de Trump, reforzando su relación con Rusia y con los países árabes, por lo que Qatar ya ha salido en su rescate.

Si las negociaciones del TLCAN no se concluyen en los próximos días, además de la incertidumbre y volatilidad financiera que el tema podría generar, el problema se pospondría hasta después de la llegada de gobierno de AMLO en diciembre y los ingresos fiscales de México se verían sin duda afectados. Lo anterior provocaría que el nuevo gobierno no contara con recursos suficientes para cumplir mínimamente con las promesas que ha venido haciendo desde la campaña electoral.

Ante la posibilidad de tal escenario, valdría la pena preguntarse si el Estado mexicano no debiera seguir de cierto modo el ejemplo de Erdoğan y voltear a ver de una vez por todas hacia otros puntos del planeta especialmente hacia Europa, China y Rusia para potenciar las relaciones económicas con esas regiones y disminuir nuestra dependencia de los Estados Unidos, aunque por razones geográficas y culturales y desde luego económicas imposibles de dejar de lado, tengamos atado una gran parte de nuestro destino al de ellos.

Aquí nos vemos, yo voy derecho…

Comentarios
Compartir
Artículo anteriorEl ejecutor
Artículo siguienteGold, Chet Faker
JOSE EUGENIO CASTAÑEDA ESCOBEDO LICENCIADO EN DERECHO POR LA UNIVERSIDAD PANAMERICANA DE LA CDMX PROFESOR DE DERECHO CIVIL Y MERCANTIL DESDE HACE 25 AÑOS. NOTARIO PUBLICO 211 DEL DISTRITO FEDERAL DESDE 1994. COLABORADOR EDITORIAL DE EL MAÑANERO DEL 2004 AL 2010 COLABORADOR EDITORIAL DEL PERIODICO EL FINANCIERO DE 2006 AL 2014