Funcionarios permitieron obras ilegales en el Colegio Enrique Rébsamen

- Publicidad -

La corrupción por parte de funcionarios de la delegación Tlalpan fue muy probablemente la principal razón por la que el Colegio Enrique Rébsamen al sur de la Ciudad de México (que colapsó el pasado 19 de septiembre durante el terremoto), logró crecer tanto en espacio, como en la matrícula de alumnos en tan poco tiempo.

Hoy en día se investiga si la directora o el abogado de la escuela consiguieron de alguna forma sobornar a los empleados de la demarcación, ya que de desde el 2010 la Gaceta Oficial del Distrito Federal (dentro del índice “Decreto que contiene el programa delegacional de Desarrollo Urbano para la delegación Tlalpan del Distrito Federal”), señaló que “no se autorizarán nuevas instalaciones o ampliaciones dedicadas a la educación privada, tales como guardería, jardines de niños, primaria, secundaria, preparatorias”, a menos que la Norma de Ordenación sobre vialidad lo permita.

Dentro del mismo apartado de la Tabla 50 del Programa de Desarrollo Urbano, se detalla que en la zonificación de cualquier sector antes mencionado, incluyendo las colonias Fraccionamiento Prados Coapa secciones 2 y 3, Plaza Coapa, U.H. Narciso Contreras, SM 2, 3, 4, 5, y 6, así como del fraccionamiento Villa Coapa (que fueron las más afectadas por el sismo), el uso de suelo será únicamente habitacional.

No obstante, desde el 2010 hasta este año, tanto las escuelas privadas como los bares, restaurantes y antros  de la zona crecieron ignorando las reglas, lo cual según los habitantes se debe a que la corrupción impera en la delegación, desde hace varias administraciones, pues se han seguido edificando construcciones sin parar.

Patricia Hernández, vecina de Villa Coapa, comentó que en la zona “no se pueden construir grandes edificios por el tipo de suelo”, además advirtió que “la construcción de Gran Terraza Coapa, del predio Acoxpa 610, es irregular y un riesgo.”

“Ya se lo demostramos a Sheinbaum y nos insultó por eso, no hizo nada y dijo que ‘es modernizar todo el sector”, explicó la habitante de la zona.

Se espera ahora que tras la tragedia del Rébsamen, y gracias a las denuncias que han comenzado a surgir a raíz de la desgracia, las autoridades tomen las debidas prevenciones, pero encima comiencen a revisar y a regularizar cada predio, escuela y construcción del sector, con tal de evitar que nunca más se repita otro caso como este, que le costó la vida 18 niños y 8 adultos.

(con información de El Universal)

Comentarios