Funcionarios de AMLO acceden y abren (a medias) declaraciones patrimoniales

Gertz Manero y Audomaro Martínez hicieron caso omiso al llamado de López Obrador, quien puso como plazo fatal este 30 de enero para dar a conocer las declaraciones públicamente

Imagen de archivo
- Publicidad -

Los miembros del gabinete de Andrés Manuel López Obrador atendieron el llamado de su jefe e hicieron pública su declaración patrimonial, aunque algunos de ellos insistieron en reservar algunos detalles importantes.

En el último día que les puso como plazo el presidente, la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, actualizó su declaración alrededor de las 22:00 horas.

La ministra en retiro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación dijo ser propietaria de un terreno rústico que tiene una superficie de 380 mil metros cuadrados, que en 1992 le costó 90 millones de viejos pesos; así como de un departamento de 318 metros cuadrados con un valor de 2.7 millones de pesos.

No obstante, se negó a dar conocer el saldo de tres cuentas bancarias, una de inversión y otras de instrumentos financieros no especificados.

El 27 de diciembre pasado fue la primera vez que Sánchez Cordero presentó su declaración, pero no autorizó que sus bienes fueran públicos, por lo que en el sistema Declaranet solo se podía consultar su ficha curricular.

La secretaria de Medio Ambiente, Josefa González Blanco, quien también se había negado a que su patrimonio se conociera públicamente, ayer modificó su declaración y autorizó que se conozca el listado de sus bienes, pero igualmente de manera parcial.

Si bien, declaró que posee tres ranchos adquiridos mediante donación de sus padres, así como joyas y obras de arte, no autorizó que se conociera públicamente el valor de cada uno de ellos.

Tampoco se puede conocer el saldo de las cuentas bancarias y las inversiones que tiene la funcionaria.

De igual forma, el coordinador de Comunicación Social de la Presidencia de la República, Jesús Ramírez Cuevas, presentó su declaración patrimonial en el último día establecido por el primer mandatario para hacerlo.

Pero no autorizó que se revelara el valor de sus bienes inmuebles, muebles, vehículos, inversiones bancarias y adeudos.

“El servidor público no proporcionó información de bienes inmuebles a su nombre”, según refiere el formato.

Quien también agotó el plazo para presentar su declaración fue César Yáñez, coordinador general de Política y Gobierno, aunque él sí permitió que el valor de sus bienes y el saldo de sus cuentas bancarias fueran públicos.

Al llamado hicieron caso omiso el director del CISEN, Audomaro Martínez, y el Fiscal General de la República, Alejandro Gertz Manero, a quien, por cierto, esta mañana Andrés Manuel López Obrador le refrendó su confianza.

¡A ver si no se amparan en el pretexto de la autonomía!

(Con información de El Universal y Reforma)

Comentarios