Fiscalías vacías agravan la crisis en México

Expertos señalan que el país se encuentra sumido en una crisis de Estado de derecho nunca antes vista.

- Publicidad -

México se encuentra hoy en día en una de sus peores crisis de derechos humanos de la historia y está a punto de romper el récord de asesinatos en un sólo año, esto aunado a los profundos problemas de corrupción que imperan en todo el país.

Sin embargo hasta la fecha se sigue sin contar con un fiscal anticorrupción, además de que los puestos en la Fepade y la PGR se encuentran igualmente vacíos y encima no se sabe aún quién será el Fiscal General, lo cual ha impedido que los problemas reales del país puedan combatirse y los pleitos políticos continúen siendo la prioridad en la mesa.

Luis Pérez de Acha, abogado y doctor por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), explica que “todo el sistema de procuración de justicia está en una crisis nunca vista”, pues “el modelo se ha ido descuidando gradualmente, no se puede pensar que surgió de la nada, son rezagos históricos”.

Sin embargo, afirma que “de estas crisis vienen las fortalezas, es donde tienen que surgir nuevos y distintos escenarios”, pues esta semana tanto la UNAM como el Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE) y el Instituto Nacional de Ciencias Penales (INACIPE) hicieron un llamado a realizar un transformación inmediata al sistema.

Según José Roldan, profesor del CIDE, “estamos ante un vacío no solo de quien encabeza algo, es más complejo, es un vacío institucional que afecta a la legitimidad de los órganos del Estado.”

Uno de los problemas radica por ejemplo en que la Consulta Nacional sobre el Modelo de Procuración de Justicia fue encargada por la PGR, la cual no tiene quién la dirija de forma fija, desde hace dos semanas tras la renuncia de Raúl Cervantes, justo antes de cumplir su primer año en el cargo.

Alberto Elías Beltrán, persona de confianza de Cervantes, se ha quedado con el puesto de forma temporal, sin que exista un claro consenso entre los partidos para encontrar a un sustituto antes de las elecciones del 2018.

Tras su llegada al puesto, Elías se encargó de destituir a Santiago Nieto, fiscal especializado en delitos electorales, quien supuestamente denunció que había sido presionado por el ex director de Pemex, Emilio Lozoya por su presunto involucramiento en el caso Odebrecht, lo cual provocó que  la oposición buscara retornarlo al cargo, mientras que el PRI intentó todo lo contrario.

De tal forma que la Fepade se puede quedar sin titular que investigue el proceso electoral durante el 2018, ya que al igual que en el caso de la PGR, el nombramiento requiere de la aprobación de dos tercios del Senado.

“Los sistemas de designación y restitución están construidos a partir de la desconfianza que se tienen los partidos políticos. Los nombramientos requieren de mayorías y eso genera una especie de autosabotaje”, destaca José Roldán.

“En el momento en que más se necesita personal cualificado, las instituciones estarían dirigidas por funcionarios de segundo nivel”, finaliza.

(Con información de El País)

Comentarios