FGR señala a Lozoya como autor material del lavado de Odebrecht

Habría gestionado acercamientos entre empresarios de Veracruz, Hidalgo y Tamaulipas, entidades que estaban en campaña electoral para definir gobernantes

Imagen de archivo
- Publicidad -

Emilio Lozoya, exdirector de Pemex, es a decir de la Fiscalía General de la República (FGR), el autor material de lavado de dinero producto de los sobornos de la constructora brasileña Odebrecht entre 2009 y 2012.

Según la orden de aprehensión librada en su contra, Luis Alberto Meneses Weyll, exdirector de Odebrecht, acusó que Lozoya fungió como enlace de la constructora brasileña para asociarse y ganar contratos de obra.

De esta forma, la FGR considera a Lozoya como autor material de la operaciones con recursos de procedencia ilícita, derivados de los sobornos que dio Odebrecht para posicionarse como el principal contratista del gobierno de Enrique Peña Nieto.

La Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) documentó las transferencias bancarias que las empresas ligadas al exdirector de Pemex realizaron a diversas compañías, así como operaciones de compra-venta vinculadas a su hermana y a su madre, así como a su esposa y a Nelly Maritza Aguilera Concha.

Tanto su esposa como Nelly Aguilera fueron señaladas como cómplices de Lozoya en el lavado de dinero, a quien también se le acusó de cohecho, y los cinco fueron imputados como coautores materiales de asociación delictuosa.

En la orden de aprehensión se establece que Lozoya Austin conocía la organización Odebrecht y a muchos empresarios mexicanos que podían complementar los intereses de la firma sudamericana.

De 2010 a 2014, la constructora fue utilizada para pagar 10.5 millones de dólares pactados por Meneses Weyll y Emilio Lozoya por los negocios que buscaba realizar en los estados que estaban en proceso de renovación gubernamental.

En ese momento, el exdirector de Pemex supuestamente recomendó a Meneses aliarse con varios empresarios para fortalecer su posición en el mercado, tales como Jorge Eduardo Rivera Schotte, Juan Carlos Tapia y Felipe Ruiz.

Señala la PGR que entre 2009 y 2012, Lozoya fue consultor “para estructurar sus programas y le presentó a empresarios importantes que tenían presencia en los estados de la Federación” lo cual provocó que Odebrecht ganara contratos.

Cuando Emilio Lozoya llegó al frente de Pemex se reunió con Meneses Weyll, quien le manifestó su interés para tener contratos con la petrolera, para ello se comprometió a pagarle 6 millones de dólares a cambio de ganar la licitación de los trabajos de la refinería de Tula, Hidalgo.

Ante la Fiscalía de Brasil, Meneses Weyll dijo “yo tomé la iniciativa de reconocer el apoyo de Emilio, indicándole que ganando ese contrato, yo podría reconocer el pago de 6 millones de dólares, de los cuales 2 millones (eran) para la iniciativa (…) y 4 millones estarían condicionados a que tuviéramos éxito en la contratación”.

Y agregó, “al contratar el proyecto que estoy caracterizando como contrato Tula 1, nosotros cumplimos con lo que habíamos acordado, a partir de que nos proporcionó las cuentas bancarias, y a través del área de operaciones estructuradas”.

La FGR encontró que la constructora logró posicionarse en Veracruz y Tamaulipas a través del financiamiento de las campañas electorales de Javier Duarte y del asesinado Rodolfo Torre Cantú.

Por sugerencia de Lozoya, en Veracruz la empresa se acercó con Felipe Ruiz y su hijo del mismo nombre, dueños de la Constructora Ruso y a quienes Luis Alberto Meneses manifestó su intención de asociarse con empresarios locales, en un estado que tendría elecciones en julio de 2010.

Para lo cual, Odebrecht habría aportado 500 mil dólares a la campaña de Duarte, “como consecuencia de dichos pagos, a mediados del año 2013 el gobierno de Veracruz le adjudicó, de manera directa a la empresa Constructora Norberto Odebrecht, el proyecto Propósitos Múltiples de Xalapa, siendo subcontratada para dicha obra la empresa Constructora Ruso”, estableció la FGR.

Para el caso de Tamaulipas, Meneses Weyll se asoció con Jorge Eduardo rivera Schotte, accionista de Petrochem México, quien pertenecía a un grupo de empresarios que apoyaba al candidato Rodolfo Torre Cantú.

Rivera Schotte le recomendó a Meneses que contribuyera a la campaña electoral si quería posicionarse en el estado.

La FGR encontró que la constructora contribuyó con 350 mil dólares a la campaña, siguiendo el mismo esquema que se utilizó en Veracruz.

En marzo de 2012, Emilio Lozoya era una de las cabezas visibles de la campaña presidencial, y Meneses señaló que este le afirmó que si el PRI ganaba la elección presidencial, él tendría una posición de relevancia en el gobierno federal.

Por lo que la FGR señaló que Lozoya solicitó “un pago a su favor bajo el concepto de apoyo a dicha campaña, esto con motivo de haber auxiliado en el posicionamiento de la empresa Odebrecht en el mercado de los estados de Veracruz y Tamalipas y con el empresario Juan Carlos Tapia Vargas en el estado de Hidalgo”.

Supuestamente Lozoya recibió 4 millones de dólares entre abril y noviembre de 2012 en las cuentas de las empresas Latin America Asia Capital Holdings, LTD y Zecapan S.A.

Para lo que el exdirector de la constructora exhibió comprobantes de las transferencias electrónicas realizadas de abril a noviembre de 2012.

(Con información de El Universal)

Comentarios