Familiares de víctimas de feminicidio protestan frente a SCJN

- Publicidad -

Familiares de víctimas de feminicidio cometidos principalmente en el Estado de México, se manifestaron este lunes frente a la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) para reclamar que no hay justicia en sus casos.

La movilización fue convocada por Lorena Gutiérrez, madre de Fátima Quintana Gutiérrez, una niña de 12 años que fue violada y asesinada en una comunidad del municipio de Lerma, el 05 de febrero de 2015.

En su caso, uno de los asesinos está sentenciado a 78 años de prisión, otro está a punto de salir porque era menor de edad cuando cometió el crimen, y un tercero fue puesto en libertad en 2017.

No obstante, con ayuda del Observatorio Nacional del Feminicidio, se logró que se repusiera el procedimiento, aunque aún no hay fecha para la audiencia en la que se dicte sentencia.

Como los agresores eran vecinos y lanzaron amenazas de muerte, la familia de Fátima tuvo que salir desplazada de Lerma.

Nosotros no recibimos absolutamente nada de nadie, no tenemos apoyo ni de la sociedad ni del Estado. Aquí estamos las verdaderas víctimas de feminicidios del país”, dijo.

Y, en relación a la reunión entre Olga Sánchez Cordero con grupos de víctimas que tomaron las oficinas de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), reprochó que a ellas no las hayan recibido.

A Lorena la acompañaron este día, Eleocadia Matilde cuya hija adolescente, Maicha Pamela González Matilde, fue asesinada con saña en el municipio mexiquense de Temoaya.

Ella tuvo que pelear porque la carpeta de investigación del caso de su hija fuera abierta por el delito de feminicidio y no de homicidio Y las indagaciones no han podido avanzar por la pandemia.

Junto a Eleocadia estaba María Magdalena Velarde, originaria de Cuautitlán Izcalli, con una manta que decía No fue suicidio, fue un feminicidio”, el nombre de su hija, Fernanda Sánchez Velarde, y la fecha que nunca olvidará: 04 de enero de 2014.

A Fernanda la embarazó su pareja cuando todavía era menor de edad, pero siempre fue violento con ella.

Cuando Fernanda estaba embarazada por segunda vez, uno de sus hermanos pasó por la puerta de su casa y vio patrullas. Fue a avisarle a su madre y cuando Magdalena llegó a la casa, su yerno le dijo que su hija se había suicidado, pero no la dejó entrar a ver la escena. En su lugar, identificó el cuerpo la mamá de él.

Pero los peritajes demostraron que el cuerpo de Fernanda no solo estaba colgado, sino que tenía la nariz destrozada, golpes por todo el cuerpo, y que las los cortes en sus muñecas eran posteriores a su muerte.

Entonces su madre empezó a pelear que no se le diera carpetazo como suicidio, hasta lograr que fuera reclasificado como feminicidio y se abriera la investigación. Sin embargo, lo único que logró con ello fueron amenazas de la familia de él, por lo que ella, su marido y sus dos hijos se fueron de Izcalli.

La otra fecha que a Magdalena no se le olvida es el 27 mayo de 2017. Sus dos hijos fueron a una fiesta por donde habían vivido y fueron levantados, torturados y asesinados también.

Su madre está segura de que fue la venganza por no callarse, por insistir en que se investigue el caso de Fernanda.

Actualmente no hay ni un solo detenido por ninguno de los tres crímenes.

(Con información de Animal Político)

Comentarios