Exrector confiesa que Sedatu le envió contrato ya firmado

Juan de Dios Nochebuena actualmente se encuentra vinculado a proceso por el delito de uso indebido de atribuciones y facultades

Imagen de archivo
- Publicidad -

Juan de Dios Nochebuena, exrector de la Universidad Politécnica Francisco I. Madero de Hidalgo, asegura que nunca conoció ni se reunió con funcionarios de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu) en la operación donde se desviaron más de 185 millones de pesos.

Según el audio al que tuvo acceso el diario Reforma, en el testimonio que Nochebuena rindió ante el juez, afirmó que los convenios no fueron suscritos en la Ciudad de México, sino que la Sedatu se los envió firmados a su oficina en Hidalgo.

Dejó claro que nunca se reunió con Enrique González Tiburcio, exsubsecretario de Sedatu, para firmar el convenio general.

Tampoco se reunió con el exdirector general de Ordenamiento Territorial y Atención a Zonas de Riesgo de la dependencia, Armado Saldaña Flores para suscribir tal convenio.

Tanto González como Saldaña han denunciado que ellos nunca suscribieron esos convenios pues sus firmas fueron falsificadas.

“A mi oficina llegó el documento, decía que estaba firmado en la Ciudad de México, pero fue firmado en mi oficina, donde ya venía la firma de las personas”, recordó el exrector.

Manifiesta que en el caso del convenio general, venía firmado por Enrique González Tiburcio, a quien no conoció y del cual se desprendió el convenio específico y su primer anexo de ejecución, que estaba firmado por Armando Saldaña, a quien tampoco conoce.

Cabe recordar que la semana pasada se dio a conocer que la falsificación de firmas de funcionarios de Sedatu, entre las que se encuentran las de González y Saldaña, habrían permitido desviar en 2016 unos 600 millones de pesos a través de convenios con universidades como parte de La Estafa Maestra.

Sin embargo para poder comprobar la veracidad de sus acusaciones en torno a la falsificación, eran necesarios los convenios oficiales de la triangulación de recursos, pero estos documentos desaparecieron de los archivos oficiales.

En el caso de Saldaña, se pudo comprobar con su pasaporte que uno de los oficios fue firmado cuando él estaba fuera del país.

González Tiburcio aún enfrenta un proceso por falsedad de declaraciones.

El exrector estuvo al frente de la Universidad del 28 de marzo de 2012 al 22 de febrero de 2018, dice que le hicieron la invitación a participar con la Sedatu vía telefónica.

Y ante las acusaciones de la Fiscalía General de la República por haber subcontratado empresas fantasmas y justificar los entregables con servicios realizados por otras universidades, reconoce que después de que firmó los convenios, delegó la ejecución en el abogado de la casa de estudios.

(Con información de Reforma)

Comentarios