- Publicidad -

Activistas, periodistas y defensores de derechos humanos se dieron cita este viernes frente a las instalaciones de la PGR para exigir la participación de instancias internacionales en la indagación sobre espionaje a sus colegas por parte del gobierno federal a través del programa Pegasus.

En un acto simbólico, en el que simularon entregarse a las autoridades para ser investigados, los manifestantes reprocharon la falta de credibilidad que tiene la PGR y aseguraron que resultaría inverosímil el resultado que arrojen sus investigaciones toda vez que ésta fue una de las instituciones que adquirió el equipo de espionaje, según se ha denunciado.

“Nos sentimos agraviados por el espionaje que distintas organizaciones del gobierno están haciendo. Todos los que estamos aquí sentimos que es una amenaza en contra de nuestra actividad y trabajo en contra de documentar violaciones a Derechos Humanos, actos de corrupción y exigir resultados a las instituciones”, dijo Edgar Cortez, del Instituto Mexicano de Derechos Humanos y Democracia.

Con ellos, coincidió José Miguel Vivanco, director para las Américas de Human Rights Watch (HRW), quien en entrevista con el Diario Reforma consideró que la investigación sobre espionaje a periodistas y defensores de derechos humanos en México debe ser acompañada por instancias internacionales con el fin de legitimar y dar credibilidad a las indagaciones.

“El Gobierno actual tiene un problema serio y no es inteligente ignorarlo y es que hay una enorme falta de credibilidad sobre las investigaciones que se realizan por parte de la PGR y las autoridades judiciales en casos delicados como éste que podría comprometer a funcionarios públicos”, consideró Vivanco.

El pasado 12 de junio una investigación del periódico The New York Times reveló que a través de dispositivos móviles agentes del Estado pretendieron espiar a activistas y comunicadores, entre quienes destacan Carmen Aristegui y Mario Patrón, del Centro ProDH.

El Presidente Enrique Peña Nieto prometió una investigación al respecto y descalificó a quienes acusan a su gobierno de espía. Aunque luego, se arrepintió.

(Con información de El Universal y Reforma)

Comentarios